miércoles, 28 de mayo de 2014

El oscuro secreto de "Talking Angela"

Bienvenidos fieles lectores de Miedo Magazine, la revista online más escalofriante de Internet. Tras bastante tiempo inactivo, me encuentro con el tiempo suficiente y con bastante material como para seguir dándoos vuestra dosis de terror necesaria en vuestras miserables vidas. Entre las más famosas historias que se cuentan por la red, existe una leyenda bastante interesante ya que está relacionada con una parte de la tecnología que, a día de hoy, es, sino la que más, una de las más importantes y usadas por jóvenes y adolescentes. Hablo por supuesto, del teléfono móvil. Hoy día se señala con el dedo a todo aquel que no tiene la versión más moderna de Iphone, Ipad y demás "I" del mercado. Pues bien, entre las miles y miles de apps disponibles para dichos aparátos existe una concreta que ha causado revuelo en la web. Se trata de la aplicación interactiva "Talking Angela". Si, la app es símplemente una gatita pija que habla e interactúa con el usuario de dicha aplicación mediante su chat,haciéndole preguntas aparentemente preprogramadas.¿Parece inofensivo, verdad? pues bien, ahí es donde empieza a ponerse oscuro el asunto. A partir de cierto punto, "Angela" deja las preguntas típicas y comienza a hacerte preguntas privadas, del tipo "que edad tienes", "donde vives" o "quienes son tus padres"...Pues bien, se especula que, tras la apariencia adorable y dulce de "Angela" se encuentra una o varias personas, las cuáles se cree que son realmente las que interactúan con el con el usuario bajo la fachada de la gatita. supe que, en una ocasión, una niña estadounidense de unos 10 años, cuyo nombre no revelaré por derechos de anonimato, decidió gastarle una pequeña broma a "Angela" cuando ésta le preguntó su edad, afirmándole mediante el chat que tenía 25. Para horror de la pequeña y sus padres, "Angela" respondió a la broma de forma fría y tajante: "No me mientas, sé que eso no es verdad". Además, en otro caso separado a éste, un niño estadounidense de apenas 8 años desapareció en la entrada de su escuela cuando salió de sus clases. Cuando la policía registró la casa en busca de indicios de secuestro, encontraron, en la Tablet del padre de dicho niño, que el pequeño había descargado la aplicación, y que la última pregunta de "Angela" había sido la siguiente: "¿En qué colegio estudias?". Para aquellos que aún no crean en ésto, fíjense que, en las pupilas de los ojos de "Angela" se puede apreciar claramente el fondo de lo que parece una habitación, he incluso a veces, la cara de un extraño, mirándote. Yo personalmente, tendría cuidado con lo que hicieran sus hijos, nunca se sabe qué desafortunado chico inocente puede ser el próximo. Gracias y felices pesadillas.

2 comentarios: