lunes, 21 de octubre de 2013

Blindmaiden.com: Una experiencia real de horror absoluto


No, no es lo que piensan, así que no quiero escuchar cosas como "ay, Zero, Miedo Magazine molaba porque no hacía publicidad de otras Webs" así que NO quiero ese tipo de comentarios, porque NO es así. Blindmaiden.com es la famosa web de la que se dice que está maldita, pues allí se encuentra encerrada el alma de un ente paranormal conocido como "la doncella ciega". No se cuanta verdad habrá alrededor de ésta historia, pues son muchos los detalles que contradicen otros detalles...¿Que no sabes de lo que hablo? tranquilízate, siéntate frente a la pantalla...y deja que te explique sobre ésta oscura leyenda urbana. Tal vez se trate solo de eso, de una nueva Leyenda Urbana, pero de no ser así, nos encontrariamos ante un suceso escalofriantemente desconcertante que nos llevaría, una vez más, a la terrible conclusión de que no existen límites ni fronteras para el horror. Un horror que se adapta de manera increíble a los tiempos y se vale de todos sus eventos para manifestarse ante nosotros. Son muchos los que cuentan haber entrado en una página web llamada www.blindmaiden.com (blind maiden significa doncella ciega). Normalmente,si pretendes acceder a ella, por más que lo intentes, tu explorador no te lo permitirá y aparecera otras cosas ya que para hacerlo deberás cumplir tres condiciones. Encontrarte completamente solo,hacerlo exactamente en la medianoche de un dia sin luna y tener apagadas todas las luces de la casa. Entonces,solo entonces se te permitirá el acceso. Una vez dentro, enseguida tras un impactante viaje por las imágenes que ofrece, sin necesidad de que nadie te explique nada, comprenderás, como dice el eslogan de presentación de la página, que estarás ante "una experiencia real de horror absoluto" . Tendrás que emplear tus cincos sentidos y poner especial cuidado en no clickear, ni por error, el botón de 'Aceptar' en participar activamente en la experiencia. Si asi lo hicieses seria tu fin y quedarías transformado en una imagen más del amplio archivo de incautos que, antes que tu, osaron, tal vez incrédulos, tal vez curiosos, a probar esta experiencia.Pero ¿que es lo que se supone que ocurre una vez que haces clic sobre aquel botón? Para tu sorpresa y horror observarás en tu monitor como una siniestra silueta se pasea... por tu propia casa!!! Querrás despertar de lo que desearás que sea una pesadilla cuando veas como ese espectro se acerca y entra en la misma habitación en la que te encuentras... te verás en tu monitor a ti mismo,de espaldas... entonces sentirás su presencia detrás de ti... te girarás no pudiéndolo soportar más y... lo último que verás, antes de morir, será el rostro de la doncella ciega que, sin compasión alguna, te arrancará los ojos... Como he dicho al principio, a mi, no me consta que sea verdad, yo personalmente no termino de creerlo,pero les paso el reto a ustedes. ¿Te atreves a comprobarlo? ¿Se trata de una Leyenda Urbana? ¿Un montaje? ,o una terrible realidad...espero les haya gustado, y ahora, vayan a dormir...

El "rastrillo", pesadilla viviente


Me llena de oscura y fría alegría comunicaros, fieles lectores de Miedo Magazine, que entramos en la última semana antes del conocido mundialmente día de los difuntos o "día de todos los santos", y con él, la que es una de mis festividades favoritas, Halloween. En ésta ocasión prometo algo que he llamado un "menú especial" ya que tendremos doble sesión de historias de terror el día de hoy, y, si tienen éxito, el día antes de Halloween subiré algo que quizás esté siendo una sensación en internet entre los amantes de los personajes de creepypasta, el enfrentamiento entre dos de los personajes más populares del horror actual, algo que llamaremos "Versus" y que, quién sabe, igual en el futuro da lugar una nueva sección de ésta vuestra revista de horror favorita de internet. Pero dejemos de hablar de nuestro incierto futuro y vamos con la historia. ¿Veis la imagen superior? ¿Os resulta familiar? Seguramente sí, ya que es una criatura muy famosa en el mundo del horror. Su nombre original es "The Rake" que traducido al español es algo así como "El rastrillo". No se tiene conocimiento del origen de ésta criatura, pero, al parecer, ataca a las personas mientras duermen, entrando en sus dormitorios y observándolas detenidamente, sin embargo, no parece matar aleatoriamente, ya que tiene la suficiente inteligencia para elegir víctimas, pero es cierto que prefiere a los niños y niñas de entre 5 y 10 años . Así pues, aquí les dejo una historia que tiene como protagonista, al "Rastrillo".

Éste oscuro caso, tiene lugar al otro lado del charco, más concretamente en la famosa ciudad estadounidense de New York (Nueva York en español). Una chica de pueblo, de unos 23-24 años más o menos, acababa de dejar su hogar natal para irse a estudiar a la gran ciudad. Dicha chica, tenía un problema, y es que no tenía amigos, pues desde siempre había sido homosexual, por lo que era marginada por sus compañeros y compañeras de clase desde temprana edad. Alquiló un bonito y pequeño apartamento a una media hora de camino de la universidad a la que iba a estudiar. Vivía sola, pero estaba feliz e impaciente por empezar su curso de Biología Avanzada. Esa noche, la víspera del comienzo de curso, la chica decidió acostarse temprano, ya que debía descansar y no quería llegar tarde a su primer día en la universidad. Sin embargo, sus noches se iban a convertir en un verdadero infierno desde entonces. Pasaban las 2 de la mañana, y la chica despertó de pronto, con una extraña sensación. Levantó la cabeza por encima de las sábanas y paseó la mirada por la habitación a oscuras, cuando de pronto, su mirada se detuvo fijamente en dos puntos redondos que brillaban, uno junto al otro, en la oscuridad. Durante unos instantes, la chica no fue capaz de distinguir que eran aquellos puntos, así que se incorporó un poco y "enfocó" su visión en aquellos puntos, los cuales, una vez que la vista de la chica se adaptó a la oscuridad del dormitorio, resultaron ser dos brillantes y espeluznantes ojos, que la miraban sin pestañear. Esos ojos pertenecían a una extraña criatura, de aspecto humanoide, de mediana estatura, encorvada, de piel pálida y muy delgada, como si llevara meses sin comer nada, y en cuyas manos tenía unos dedos extremadamente largos terminados en afiladas garras. Al ver aquello, la chica se asustó, y rápidamente se tapó hasta la cabeza con sus sábanas, preguntándose qué era aquello y qué hacía en su dormitorio. Pasados unos minutos, la chica descubrió su rostro de entre las sábanas y dirigió su mirada hacia el lugar donde había visto a la criatura, y al no encontrarla allí pensó que lo había imagino...aunque para su horror, los ojos de la criatura surgieron de repente junto a la cama, frente a su rostro. La chica dio un grito ahogado y retrocedió en la cama, cubriéndose con sus sábanas, temblorosa. Pero entonces, la criatura levanto su brazo y, con sus largas garras, agarró con cuidado la sábana y la apartó del cuerpo de la joven, solo para sentarse junto a ella y pasar la noche observándola con toda su atención. Una vez que la joven se acostumbró a la presencia de la criatura, pudo darse cuenta de que ésta tenía rasgos físicos femeninos en su cuerpo, por lo que pensó que tal vez fuera una hembra. El cansancio pudo más que el miedo y, a la mañana siguiente, la chica despertó en su habitación, estaba totalmente sola, y se encontraba sana y salva. Rápidamente se arregló y salió de la casa camino de la universidad, donde, aunque le costó, consiguió olvidar la extraña experiencia de la noche anterior. En el camino de vuelta, la joven se detuvo al ver un pequeño gato negro en una caja de cartón en mitad de la calle. Ya que era amante de los animales, no pudo evitar agacharse y acariciar al gatito, aunque luego se disculpó con él, ya que su casero no quería animales en casa, se despidió y continuó su camino. Al llegar a la casa y dirigirse a la cocina a prepararse su almuerzo, casi se le para el corazón de horror, al ver que, en el fregadero, se encontraba el cuerpo descuartizado del gato que había visto por el camino. Corrió a su habitación, se hecho en la cama, abrazo su almohada y lloró asustada el resto del día, hasta que anocheció. Esa noche, la joven sufrió nuevamente la visita de la misma criatura, quien, al verla llorando, se acercó a ella, extendió su brazo y, con suavidad, acaricio el rostro de la aterrorizada chica con una de sus garras, la cual, al entrar en contacto con el rostro de la joven, la manchó de sangre, que enseguida supo que se trataba de la sangre del gato, cayendo en la conclusión de que aquella criatura era muy celosa y sólo quería a la joven para ella. Al día siguiente, en la universidad, apenas pudo concentrarse en las clases, y, al anochecer, decidió que no quería volver a casa, pues sabía que la criatura la esperaba allí, así que, para despejarse, decidió ir a tomar algo. Entró en una discoteca, y allí, entre copas y bailes, conoció a otra chica, muy atractiva, con la cual acabó besándose, haciendo que su nueva amiga la hiciera olvidar sus problemas por un instante. Sin embargo, cuando esa noche volvió a casa y se acostó, la criatura surgió junto a ella, gruñendo y mirándola con los ojos llenos de ira. Asustada, la joven se incorporó en la cama y se abrazó las rodillas, solo para ver como la criatura le mostraba en alto un brazo humano, el cual, en uno de sus dedos llevaba el mismo anillo que usaba la chica que había conocido aquella noche. La criatura se acercó más a la joven y, al oído, le susurró "Tu eres mía, de nadie mas que mía", lo que hizo que la chica, horrorizada, cogiera el teléfono y tratara de llamar a sus padres, para decirles que quería dejar la ciudad y volver al pueblo. Sin embargo, pensó en que aquello solo asustaría a sus padres, que eran personas mayores, y no quería darles un disgusto, ya que era lo único que tenía en la vida, así pues, simplemente se resignó, y todas las noches recibía la visita de la criatura, que se limitaba a observarla desde una esquina de la cama. Una noche, la joven estaba viendo en la televisión un programa muy divertido, y en momento dado, sonrió. Entonces, la criatura se retorció y cayó al suelo, con gesto de puro dolor. Al ver aquello, la joven pensó que, tal vez, existía una esperanza de liberarse de aquella pesadilla, y es que, si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él. Así pues, todas las noches, cada vez que veía a la criatura, le sonreía, le hablaba dulcemente, incluso le lanzaba besos de buenas noches. Con cada uno de esos gestos, la criatura se iba debilitando más y más, hasta que un día en el que la joven le dijo "que descanses, te quiero" la criatura se retorció de dolor, gritando como si algo la quemara por dentro, y finalmente, se desplomó en el suelo, sin vida. Entonces, feliz, la joven decidió que al fin su vida había vuelto a la normalidad y que podría retomar sus estudios sin miedo. Pero entonces, esa noche, la chica empezó a sentir como varias manos tocaban su cuerpo, y como éste se desplazaba de un lado a otro, y finalmente, abrió los ojos, para darse cuenta de que se no se encontraba en su habitación, si no en una habitación totalmente diferente, levantó la cabeza y se percató de que curiosamente podía ver a la perfección en la oscuridad, descubriendo como un chico joven, de más o menos su edad, la miraba a ella, con rostro de horror. Desconcertada, la joven levantó sus manos y se las miró, descubriendo que en lugar de dedos ahora tenía unas largas y afiladas garras de piel pálida. Se tocó su cuerpo, el cual estaba muuuuy delgado y desnudo. Entonces, comprendió, levanto la vista, miró al aterrorizado chico a los ojos, y sonrió.

Si la historia te gustó y quieres saber más sobre "El rastrillo" o "The Rake" aquí dejo éste enlace, que os llevará diréctamente a la mayor fuente de información sobre los personajes de creepypasta de la red. Ahora sean buenos, y vayan a dormir...

ENLACE: http://creepypasta.wikia.com/wiki/The_Rake


jueves, 17 de octubre de 2013

Ellos (Se recomienda no leer esto)

Es cierto, querido y apreciado (ironicamente hablando) lector de Miedo Magazine, que suelo avisar de que las historias que ves aquí no son ciertas, o al menos, no del todo. Pues bien, ésta vez lo que voy a decir lo digo totalmente en serio, y tú debes creerme. Tengo que darte un consejo y tú debes seguirlo sin preguntar: debes dejar de leer esto y pasar directamente hasta el último párrafo. Hazlo sin leer cualquier otro párrafo, y hazlo ahora. Por favor...confía en mí.

 Lo que ocurra ahora es completamente tu culpa. Fallaste la prueba y ahora estás en peligro. Yo no quería escribir esto, Ellos me hacen escribirlo. Mis dedos están sobre el teclado, y tus ojos en estas palabras. Pase lo que pase, no mires hacia otro lado que no sean estas palabras. Continúa leyendo hasta que yo diga lo contrario. Y cuando te diga lo contrario, haz exactamente lo que diga. Porque si no lees esto exactamente como te estoy diciendo, morirás. Escucha cuidadosamente. Primero, debes saltarte el párrafo que le sigue a éste. Sin importar lo que hagas, nunca debes leer el párrafo continuo a éste. Debes ignorarlo completamente, evitando que tus ojos bajen hasta el párrafo que le sigue a éste. Prométemelo. Por el bien de los que te aprecian. Ésta es tu única oportunidad para redimirte por no haber confiado en mí hace un momento. Sáltate el párrafo continuo a éste, y haz lo que se te pida.

 El párrafo prohibido: Tenías que hacerlo, ¿no? Ellos sabían que lo harías. Nada de lo que intentes ahora hará alguna diferencia. Si hay personas a las que ames, llámalas. Diles lo que cualquier otra persona diría a sus seres queridos cuando sabe que está a punto de morir. Resuelve cualquier problema. Cumple tantos sueños como puedas, porque desde este momento, te mantendrás con vida sólo hasta que puedas permanecer despierto. La próxima vez que duermas, será la última. Ellos te están mirando. Están escuchando tus pensamientos. Esperarán por ti; y cuando caigas dormido, Ellos vendrán por ti. Debes confiar en mí.

 Si te saltaste el párrafo de arriba, lo has hecho bien. Pero tus problemas aún no han terminado. Por haber confiado en mí durante la segunda pregunta, te has dado a ti mismo una oportunidad para vivir. Esto es lo que necesitas saber: Ellos te están mirando. Ellos están escuchando tus pensamientos. Ellos están esperando que cometas un error. Debes extraer la sangre de alguien a quien tú ames. Una gota, eso es todo, y colócala en tu lengua. Eso es lo que Ellos quieren. Es lo que necesitan. Ellos están dentro de ti ahora, y están esperando. Si por alguna razón en el transcurso del siguiente día hasta que caigas dormido no ofreces la sangre de tu ser querido, nunca volverás a levantarte. Sigue esta advertencia. Y nunca, nunca regreses y leas el párrafo prohibido. Confía en mí.

 Si seguiste mi advertencia del primer párrafo, bien hecho. Puedes dejar de leer ahora. Pero nunca, nunca te atrevas a regresar y leer los párrafos que te saltaste. Debes confiar en mí. Y por favor, deséame suerte. Estoy cansado. Tan cansado, no te imaginas cuánto...ahora descansa, y ve a dormir...

domingo, 13 de octubre de 2013

Jeff "The Killer": El origen

Si bien, queridos lectores de Miedo Magazine, os tengo acostumbrados a ofreceros historias de vampiros, espíritus, hombres lobo, muertos vivientes o incluso demonios, nunca antes hablé sobre algo muy típico del género de terror: los asesinos en serie. Es cierto que el cine nos ha dado personajes eternos como Freddy, Chucky o Jason. Sin embargo, debo decir que a mi juicio hay uno que, nacido del inmenso mundo de internet, se lleva la palma. Os hablo de un personaje que, según muchos creen, se dedicaba a matar a todos aquellos que lo maltrataban hasta que un día, un accidente con ácido le deformó la cara, dejándolo en el estado en que se le conoce actualmente. Todo eso es falso. Para mí, éste oscuro personaje, me cae simpático no por su deformado rostro (como en el caso de Freddy Krueger), su sobrenombre más bien poco original comparado por ejemplo con el de "El muñeco diabólico" ni por su forma de matar, que más bien resulta típica, sino por lo siniestro de su origen, y porque, a diferencia de por ejemplo Jason Voorhees, no tiene un pasado traumatico, sino que, más bien, fueron las circunstancias de la vida la que convirtieron al por aquel entonces muchacho tímido que era en el sádico asesino que todos conocen hoy en internet. Por supuesto, les hablo ni más ni menos que de Jeff "The Killer" o Jeff "El asesino", y éste del que les voy a hablar, es su origen. Una nueva familia había llegado al barrio, Peter, el cabeza de familia, había conseguido un ascenso en su trabajo y había decidido llevar a vivir a su mujer, Margaret, y a sus dos hijos, Jeff y Liu, a una de esas casas de ensueño. Los niños no podían quejarse, pues allí tendrían todo cuanto habían podido desear, y estaban ansiosos por instalarse. Mientras terminaban de mover sus maletas, una mujer,que tenía situada su casa frente a la familia, se les acercó y muy cordialmente se presentó a Margaret, dándole la bienvenida al barrio y aprovechando para invitar a Jeff y Liu al cumpleaños de su hijo, que se celebraría el viernes de aquella misma semana. Margaret aceptó encantada la invitación, pensando que sería un buen momento para que sus hijos empezaran a hacer nuevas amistades, sin embargo, Jeff no compartía esa opinión, y recriminó a su madre haber aceptado sin consultarle, pues aunque su hermano Liu aún era pequeño (unos 10 años) él ya no era ningún crío para ir a ninguna fiesta de cumpleaños con niños. Su madre le dice que debe ir, alegando que así sus nuevos vecinos verán que son buena gente, y Jeff, aunque intenta protestar, sabe que es en vano, pues cuando su madre decide algo, es definitivo, así pues, se marcha a su habitación y se echa en la que sería su cama, cuando de pronto, siente un ligero dolor en su pecho, similar a un pinchazo, aunque en principio lo ignora pensando que simplemente es cansancio por el largo viaje, quedándose finalmente dormido. Al día siguiente, Jeff se levanta, se viste y baja a desayunar. Mientras desayunaba, volvió a sentir el mismo pinchazo de la noche anterior, solo que, ésa vez, fue más fuerte que la de la noche, aunque lo ignora convenciéndose a sí mismo que está nervioso por empezar el curso en una nueva escuela. Una vez terminó de desayunar, el y su hermano Liu salen de casa y se disponen a esperar el autobús, cuando de pronto, un chico de aproximádamente 12 años (un año menor que Jeff) con aspecto punk que pasaba en skate pasó frente a ellos, haciéndolos saltar de la sorpresa. Entonces, el chico se detuvo, agarró su skate y se volvió hacia Jeff y Liu. El chico se presentó como Randy, e iba acompañado por dos chicos más, uno muy delgado y otro enorme, y dijo que todo chico nuevo del barrio tenía que pagar un precio por su seguridad. Liu se puso en pié y preparó sus puños dispuesto a pelear, pero en ese momento, uno de los compañeros de Randy le lanzó una navaja, y éste se la mostró a Liu para, acto seguido, quitarle la cartera de su bolsillo. Al ver aquello, Jeff volvió a tener la mísma sensación que tuvo durante el desayuno, solo que ésta vez era realmente fuerte, como si le ardiera el pecho. Jeff se puso en pié, sin hacer caso a la petición de Liu de que no se moviera, y amenazó a Randy con que se las vería con él si no devolvía la cartera a su hermano. Entonces, Randy guarda la cartera de Liu en su bolsillo y trata de atacar a Jeff, pero éste, rápidamente se defiende, agarrando y rompiendo la muñeca de Randy, que deja caer la navaja al suelo y grita de dolor. Los chicos que acompañaban a Randy trataron de huir al ver aquello, pero Jeff agarra la navaja y corre tras ellos, alcanzándolos. De un golpe tumba a uno de ellos y lo apuñala en un brazo. El chico se quita la navaja y cae al suelo gritando, mientras Jeff persigue al chico restante, al cual alcanza poco después y comienza a golpearlo con todas sus fuerzas en el estómago, haciendo que el chico vomite todo a medida que cae al suelo. Liu no sabía que decir, y trató de pensar que su hermano había atacado a unos niños malos, pero Jeff sabía que no fue sólo eso, sino que, en su interior, se sentía bien, y no le gustó nada aquella sensación de felicidad, aunque poco a poco fue desapareciendo y no volvió a sentirla en todo el día. Al volver de la escuela, Jeff vió como unos agentes de policía hablaban con su madre, la cual recriminó a Jeff que había atacado a unos niños,y Jeff, avergonzado, admitió la culpa. Cuando los agentes se disponían a llevárselo, Liu apareció de la nada, con un cuchillo de cocina en mano, alegando que Jeff solo quería protegerlo y que el verdadero culpable fue él, siendo Liu quien finalmente fue apresado y condenado a un año de prisión, a pesar de las protestas de Jeff, quien sabía que el único culpable no era su hermano, sino él. Pasan los días, Jeff solo llora en su cuarto de tristeza y culpabilidad, pues sus padres están decepcionados y no hay noticias de Liu. Finalmente, llega el Viernes, y la madre de Jeff le pide que se vista para ir al cumpleaños del hijo de la vecina, pues no puede dejar que la amarga experiencia de Liu ahogue a la familia. Jeff intenta protestar, pero es en vano, así que se viste con unos pantalones negros y una sudadera blanca y baja las escaleras, a regañadientes, y es llevado por su madre al lugar del cumpleaños. Una vez allí, los adultos se quedan hablando sobre sus cosas mientras Jeff se sienta a ver como los invitados juegan a indios y vaqueros con pistolas de agua. Entonces, uno de los niños se acerca a Jeff y le ofrece una pistola y un sombrero, y aunque éste se niega a participar en un juego de críos, finalmente lo convencen y acaba pasándolo bien, olvidándose durante un rato de sus problemas familiares. Cuando mejor lo están pasando, de la nada aparecen Randy y sus dos seguidores, que golpean por la espalda a Jeff, asustando a los otros niños, que corren llorando a buscar a sus respectivos padres. Randy golpea a Jeff, pero éste se defiende muy bien, sujetándolo de las orejas y dándole fuertes cabezazos. Los chicos que acompañaban a Randy sacan pistolas para mantener alejados a los otros niños y los adultos, que contemplaban la escena. Entonces, Randy apuñala a Jeff en el hombro con su navaja y éste, dolorido y lleno de odio, se agacha y le retuerce el tobillo, haciéndolo caer. Uno de los chicos, el de aspecto fuerte, ayuda a Randy sujetando a Jeff del cuello y pateándolo varias veces hasta que éste empieza a toser sangre. La pelea se lleva hacia la cocina, donde Randy rompe una botella de Vodka en la cabeza de Jeff, gritándole y recordándole que por su culpa Liu pasará un año entero en prisión.Entonces, Jeff mira a Randy y se levanta, lleno de odio hacia él. En ese momento algo sucede dentro de Jeff. Su mente se destruye, todo pensamiento racional se ha ido, todo lo que puede hacer es matar, por lo que agarra a Randy y lo tira hacia el suelo, se pone encima de él y lo golpea directamente en el corazón. El brutal golpe hace que el corazón de Randy se pare y éste empieza a jadear mientras intenta tomar aire. Jeff toma un martillo que se encontraba cerca, y golpe tras golpe, acaba con Randy, la sangre brota de su cuerpo, hasta que toma un último aliento, y muere. Todo el mundo está mirando a Jeff ahora. Los padres, los niños llorando, incluso los dos chicos que acompañaban a Randy. A pesar de que se rompen fácilmente con su mirada, deciden apuntar sus armas hacia Jeff. Al verse encañonado, Jeff sube las escaleras del piso, evitando cada uno de los disparos de los chicos, que lo persiguen armados con navajas. Jeff llega a un baño, se encierra en él y, al oír los pasos de sus perseguidores, arranca el estante de la tolla y se dispone a defenderse. Cuando uno de los chicos, el grandote, entra en el baño, trata de apuñalar a Jeff, pero éste lo esquiva y golpea la cara de su atacante con el estante con tanta fuerza que lo deja caer al suelo, matándolo instantáneamente. El último chico era más ágil que el anterior, y evitando los golpes de Jeff, agarró la navaja de su amigo y la usó como distracción para lanzar Jeff contra la pared, haciendo que un recipiente con lejía les cayera a ambos en los ojos. Ambos chicos se separaron y gritaron por el dolor, pero Jeff se secó los ojos como pudo y golpeó la cabeza del chico que quedaba con el estante, el cual, mientras se desangraba en el suelo, sonrió. Jeff preguntó de que reía y el chico respondió de que él estaba cubierto de lejía y alcohol, sacó un mechero y prendió fuego a Jeff, haciendo que el alcohol del Vodka le quemara y que la lejía le blanqueara el rostro. Jeff gritó de dolor y en vano trató de extinguir le fuego de su rostro, corriendo fuera del baño y cayendo por las escaleras. Lo último que vio fue a su madre y los otros padres tratando de apagar las llamas que lo consumían antes de quedar inconsciente. Cando Jeff despertó tenía yeso alrededor de su rostro, no podía ver nada, aunque escuchó a su madre cerca de él hablando con quien según podía oír era un médico. Margaret, la madre de Jeff, le dijo que todos sabían lo ocurrido y que Liu sería puesto en libertad al día siguiente, para alegría de Jeff, que pensó que por fin todo había terminado. Pasó dos semanas hospitalizado, su familia estuvo visitándolo durante ese tiempo, hasta el día en que le quitaron los vendajes y el yeso de su rostro. Al ver el rostro de Jeff, su madre gritó horrorizada, y éste pudo ver el gesto de terror en su hermano y su padre, así que corrió hacia un baño y se miró a un espejo, llevándose las manos a su rostro ante aquella visión. Sus labios se quemaron por completo, dejando visible sus dientes y encías. su rostro tenía un color blanco puro y su pelo castaño se había chamuscado adquiriendo un color negro. Jeff palpó su rostro con sus dedos...se sentía como si fuera cuero. Liu trató de animarle diciéndole que "no estaba tan mal", pero, para sus sorpresa, Jeff respondió entre carcajadas que estaba perfecto y que aquel rostro combinaba a la perfección con él, para sorpresa de sus padres y su hermano. ¿El porqué de aquel comportamiento?, simple, como recordarán,durante la pelea con Randy y sus matones, el ardor de su pecho fué tan fuerte que la cordura, la razón de Jeff se rompió por completo, dejándolo como una máquina de matar demente, sin embargo, eso era algo que sus padres desconocían. Finalmente, Jeff fue dado de alta y llevado a su casa, con la condición médica de que, si sus padres notaban algo extraño en él, volvieran a visitar al médico la semana siguiente. Sin embargo, esa noche, Margaret se despertó sobresaltada por un extraño ruido que provenía del cuarto de baño, y, al ir a comprobar que había ocasionado aquel ruido, hizo un terrible descubrimiento. Allí estaba Jeff, cubierto de sangra y mirándose al espejo. Había tomado un cuchillo carnicero y se había tallado una sonrisa en las mejillas, alegando que le dolía el rostro si lo mantenía sonriente y que así podría sonreír para siempre,además, con la excusa de que sus ojos se le cansaban y se cerraban, impidiéndole ver su rostro, así que se quemó los párpados, dándole a su mirada un terrible aspecto. Margaret retrocedió lentamente, y cuando Jeff le preguntó a dónde iba y porqué no se quedaba a contemplar lo hermoso que era, ésta le respondió que iría a avisar a su padre para poder contemplarlo entre los dos. Entonces, Margaret corrió a la habitación y despertó a su marido suplicándole que cogiera el arma...hasta que vio a Jeff mirándola, parado frente a la puerta de la habitación con el cuchillo de cocina en la mano aún. Jeff miró a su madre y dijo con voz dolida: "Mami, me mentíste." Eso es lo último que dijo Jeff, antes de correr hacia ellos sólo para descuartizarlos. Su hermano Liu se despertó sobresaltado por un ruido. No oyó nada más, por lo que cerró los ojos y trató de volver a dormir. Cuando estaba en la frontera del sueño, tuvo la extraña sensación de que alguien lo estaba observando. Miró hacia arriba, pero antes de poder decir algo, la mano de Jeff cubrió su boca. Poco a poco, Jeff levantó el cuchillo listo para acabar con su hermano pequeño. Liu lucho constantemente para no ser presa de Jeff, pero fue en vano. "Shhhhhhh", dijo Jeff: "Sólo tienes que ir a dormir."

viernes, 4 de octubre de 2013

El caso de Anneliese Michel

Antes de empezar, fieles lectores de la revista online más terrorífica del mundo, quisiera aclarar una pregunta que estoy seguro se han formulado muchos de vosotros: Ay, Zero ¿Porqué ya no subes nada? Quiero aclarar primeramente que, por muy ser oscuro que sea, TAMBIEN TENGO VIDA, y no solo la dedico a Miedo Magazine. Sin ir más lejos, llevo meses embarcado en un proyecto distinto...nada menos que mi primera gran obra literaria seria, basada en el conocido juego de cartas "Magic The Gathering", de moda tanto aquí en España como en América latina entre otros. A parte de eso, quería aprovechar para agradecer a los verdaderos seguidores de ésta revista, ya que a pesar de que durante éstos meses no estuve activo siguieron visitando a diario la página, impacientes de ver otra de mis historias (ya vamos por más de 27.900 visitas). Por último, y para acabar ésta pequeña introducción, quiero agradecer a la editora jefa y pareja de un servidor por seguir dando el visto bueno a que éste proyecto a nivel mundial se lleve acabo. Gracias y que disfruten de la historia. En 1976, dos sacerdotes católicos fueron juzgados (y declarados culpables) por la muerte de la joven estudiante Anneliese Michel, por la que habían rezado exorcismos durante nueve meses. La chica murió de hambre, y se consideró que los sacerdotes y sus padres fueron negligentes al no llevarla al hospital para ser sedada y alimentaba por suero. Se les condenó a 6 meses de cárcel, con libertad condicional. El caso Klingenberg tuvo resonancia en toda Europa y dio lugar a varios estudios científicos y teológicos, amén de varias películas. Anneliese Michel nació en 1952 y fue educada por sus padres en la fe católica. Con 14 años empezó a tener ataques y sacudidas, y parálisis momentáneas que le impedían controlar su cuerpo. No podía llamar ni a sus padres o a sus tres hermanas. Un neurólogo le diagnosticó epilepsia. El tratamiento médico apenas tenía efecto. En 1970, con 16 años, empezó a tener visiones de caras demoníacas cuando rezaba y luego a escuchar voces que le decían que "estaba condenada" y que "ardería en el infierno". Anneliese ya había asumido un comportamiento cada vez más irascible. Sentía aversión por los objetos sagrados, como los crucifijos. Seguía viendo caras demoníacas, an la gente que la rodeaba, y en los objetos circundantes. Su conducta era cada vez más agresiva: insultaba, pateaba y mordía a los otros miembros de la familia, además de dormir siempre en el suelo, de alimientarse con moscas, arañas, y carbón, llegando a beber su propia orina. En cierta ocasión arrancó la cabeza de un pájaro muerto. Durante dos días permaneció bajo una mesa, ladrando como un perro. Anneliese podía ser oída gritando durante horas por toda la casa, al tiempo que rompía crucifijos, destruía imágenes de Jesucristo y lanzaba rosarios contra las paredes. Ella también cometía actos de automutilación, se arrancaba las ropas y orinaba por la casa con frecuencia. Todo esto fue comentado a los médicos, que no pudieron ayudarla. La primera confirmación no oficial de la posesión fue dada por una vieja mujer que acompañaba a Anneliese en una peregrinación. Ella notó que Anneliese evitaba pasar al lado de cierta imagen de Jesucristo y rechazaba beber agua de una fuente bendita. La vieja mujer también aludía a que Anneliese desprendía un espantoso mal olor. En 1973 sus padres empezaron a buscar un exorcista por diversas parroquias, pero se les decía una y otra vez que era mejor seguir con el tratamiento médico y que no había pruebas claras de que hubiese posesión propiamente dicha, como hablar lenguas extranjeras desconocidas, telepatía o levitación. Finalmente, el 1974, el padre Ernst Alt se convenció de que un exorcismo era necesario, aunque no consiguió permiso del obispo de Wurzburg hasta septiembre de 1975, quien encargó al padre Arnold Renz que ayudase a Ernst Alt. De septiembre de 1975 a julio de 1976 los sacerdotes mantuvieron un par de sesiones semanales de exorcismo con la muchacha (ya de 23 años). Usaban el Ritual Romano (escrito en 1614, con pocas modificaciones desde entonces; es el que se ha usado hasta que Juan Pablo II aprobó un nuevo ritual en 1999; tanto uno como otro consiste simplemente en rezar y gestos inofensivos como mojar con agua bendita y trazar la señal de la cruz). A las sesiones asistían miembros de la familia. Se rezaba por la muchacha que se agitaba y demostraba una fuerza descomunal y golpeaba a todos a su alrededor y rompía objetos religiosos. Varias personas eran necesarias para sujetarla. En las cintas que se escucharon en el juicio (40 cintas grabadas) se oía la voz deformada de la muchacha con varias personalidades que discutían entre ellas sobre qué demonio debía dejar primero a la chica. Anneliese manifestó estar poseída por al menos seis espíritus maléficos diferentes: Lucifer, Belial, Caín, Judas Iscariote, Hitler y Fleischmann, un brujo del siglo XVI. Durante un tiempo, Anneliese pareció mejorar, pudo retomar los estudios e ir a misa. Pero seguía con sus ataques de parálisis y quedándose inconsciente. Entonces dejó de comer durante semanas, y cuando le rezaban las oraciones del exorcismo se ponía a hacer genuflexiones compulsivamente, hasta 600 al día, dañando sus rodillas. Los síntomas de la posesa eran notables: la adopción temporal de posturas extrañas, con su cuerpo totalmente rígido (distonia); el uso de la primera persona del plural -nosotros- para describirse a sí misma; sus pupilas permanecían muy dilatadas, a pesar de no haber estímulo externo alguno para ello; amnesia total o parcial; la aparición de distintas personalidades entre los demonios y espíritus que la habitaban; la insensibilidad de su cuerpo a los golpes y heridas; Anneliese percibía claramente como su cuerpo actuaba independientemente de su propia voluntad (despersonalización); miedo o rechazo de la sexualidad; incontables casos de arrobamientos y éxtasis; parálisis temporal; emisión de insoportables hedores; gritos descomunales; y la pérdida del autocontrol y la invasión del cuerpo y la mente por demonios y espíritus. Hay que destacar la permanencia de estos síntomas a pesar de los tratamientos médicos y en ausencia de cualquier causa médica conocida. Durante el período en el que estuvo sometida al exorcismo, Anneliese relató un sueño que había tenido, en el cual se habría encontrado con la Virgen María, y ella le habría propuesto dos elecciones para su situación: por un lado ser liberada de inmediato del yugo de los demonios, o bien continuar su martirio para así hacer pública la posesión demoníaca de la que era víctima, de manera que todos conociesen que existe un mundo espiritual habitado por demonios, los cuales también actúan en el mundo material. Anneliese habría escogido voluntariamente la segunda opción para dar testimonio con su martirio. De esta forma, su ejemplo como posesa serviría de aviso a toda la humanidad de que el demonio existe y de que nos ronda a todos, y que trabajar por la propia salvación debe ser una meta siempre presente. Ella afirmaba que muchas personas decían que Dios estaba muerto, que habían perdido la fe, entonces ella, con su ejemplo, les mostraría que el demonio actúa con fuerza entre los hombres. "Sé que hicimos lo correcto porque yo vi el signo de Cristo en sus manos. Ella portaba los signos de la estigmatización, y eso fue una señal de Dios para que fuera exorcizada. Ella murió para salvar a otras almas perdidas, para pagar por sus pecados." Dijo Anna Michel, la madre de Anneliese, en el año 2003. Anneliese se forzaba a a sí misma a ayunar para alejar la influencia demoníaca. Está confirmado que la posesa conocía el momento de su muerte, pues poco antes del deceso afirmó que había llegado el momento de su liberación. El 30 de julio de 1976 pidió la absolución a los sacerdotes y al día siguiente murió de hambre, como testificaron los forenses. El padre Alt fue quien avisó a las autoridades. Una década después de la muerte, el cadáver fue exhumado. Se tomó una foto de ataúd con una zarpa demoníaca posada encima. El cementerio donde está enterrada la mujer se ha convertido en lugar habitual de peregrinación. Incluso se venden postales en las que aparece el firmamento del cementerio con una aparición de la Virgen recortada entre las nubes. Coincidió que en 1974 apareció en EEUU y en Alemania la película de William Friedkins El Exorcista y psiquiatras de toda Europa aseguraban que aumentaban en sus consultas casos de personas con ideas obsesivas. En 1978, durante el juicio, los psiquiatras dijeron que los sacerdotes, al hablarle de posesión, habían dado a Anneliese los contenidos de su comportamiento psicótico (enfermedad mental en la que se creen oír voces), que se había añadido a su vieja epilepsia y que había sido impactada también por sus años de desarrollo sexual. Padres y sacerdotes fueron considerados culpables de negligencia, de no haberla hospitalizado, sedado y alimentado con suero, aunque quedó probado que los últimos años Annaliese se negó a ser hospitalizada. Se les condenó a 6 meses de cárcel por denegar auxilios médicos de manera imprudente a su hija. Una comisión de la Conferencia Episcopal Alemana declararía posteriormente que Anneliese no estaba poseída. El exorcista oficial de la diócesis de Roma, uno de los más veteranos y experimentados del mundo, se refirió a este caso en su libro de 1990 (la primera edición italiana) Habla un exorcista, y aporta más datos que no se suelen mencionar en las actuales reseñas del caso que se han hecho con motivo de la película:Los datos que entonces aparecieron en los periódicos y en otras publicaciones como el libro de Kasper y Lehmann Diaboli, Demoni, Possessione (Queriniana, 1983) hacían sospechar que los dos sacerdotes habían creído con demasiada facilidad que estaban ante un caso de posesión diabólica.A continuación se publicó un libro en el que se estudiaban los hechos en profundidad: Anneliese Michel, de Kaspar Bullinger (Editorial Rughland, Alltotting, 1983). En dicho estudio, en resumen, se disculpaba completamente a los dos exorcistas, se demostraba que tanto la actuación del obispo que había autorizado los exorcismos como la de los sacerdotes había sido seria. Se precisaban las causas de la muerte de la muchacha, independientes del sacramental administrado. En todo caso el episodio contribuyó a desalentar a los sacerdotes de aceptar el cargo de exorcistas.

viernes, 3 de mayo de 2013

Smile dog

Pues sí, fieles lectores de Miedo Magazine hace un tiempo descubrí en internet que la leyenda de una imagen maldita se había comprobado como real, así que decidí yo mismo investigar sobre dicha imagen, conocida como Smile dog, la cual se encontraba originalmente en formato .jpg, y hablándolo hace unos días con mi chica y colaboradora decidí sacarlo a la luz. El día que conocí a Mary E., un día de verano de 2007, realmente terminé hablando con una puerta; bueno, más que hablar con una puerta, escuché los sollozos y las plegarias que venían del otro lado de esa puerta. Hablé con Terence, el esposo de Mary durante 15 largos años. Mary aceptó verme porque a mi edad era imposible que trabajara para algún periódico y en realidad, yo no parecía otra cosa que un estudiante obsesionado con algunos temas, ocupado en su carrera y -si todo salía de acuerdo al plan- esperanzado en escribir algunas piezas de ficción, en algún momento; y eso era todo lo que yo era. Obtuve la dirección de su casa y acordé visitarlos en un fin de semana en el que yo estaría en Chicago visitando a una tía. Terence me recibió, Mary se había encerrado en su habitación. Acampamos junto a la puerta durante media hora. Terence intentó calmarla, convencerla de que saliera, pero fue inútil. Me entretuve tomando notas desde el banquillo en el que el marido me instaló. No quise dar la entrevista por perdida y traté de escuchar la discusión, captar algún dato. No logré entender mucho de lo que Mary dijo, estaba histérica y no paraba de repetir algunas cosas sobre sus pesadillas. Tras varios intentos, Terence tiró la toalla y se disculpó conmigo. Abandoné la casa un tanto desanimado, pero logré convencerme de que aquello no era para tanto, después de todo, esto era un pasatiempo y nada más. Además, si Mary nunca lograba salir de su cuarto, tenía que haber alguien más. Mary era la administradora de un pequeño foro electrónico de anuncios (un BBS), con base en Chicago, en 1992, cuando tropezó con smiledog.jpg y su vida cambió para siempre. Tenía apenas cinco meses de casada cuando pasó a formar parte de los cuatrocientos usuarios que, se estima, abrieron el hipervínculo; ella, sin embargo, es la única que ha hablado abiertamente sobre la experiencia. El resto han permanecido en el anonimato o quizá han muerto. Fue en 2005, cuando apenas cursaba la preparatoria, que smiledog.jpg atrajo mi atención por mi creciente interés en los fenómenos surgidos en internet; Mary solía ser la víctima que se citaba para darle credibilidad a un fenómeno que también llegó a denominarse como smile.dog. Lo que más me atraía era el absoluto silencio en internet sobre la cuestión, la gente familiarizada con los rumores y dispuesta a hablar sobre ellos los consideraba apenas un Hoax, pues incluso dedicando algunas horas a la tarea, es imposible encontrar la imagen. Ciertamente, existen muchas fotos manipuladas con la finalidad de hacerse pasar por la original y es eso lo que uno va a encontrar en los primeros intentos con cualquier buscador.A la imagen original se le atribuyen efectos colaterales muy significativos: ansiedad aguda, delirio y en algunos casos, epilepsia. Creo que ese es el principal motivo de que el archivo sea apenas una sombra, un fantasma que suele mencionarse de vez en cuando. ¿La censura del tópico se apoya en el escepticismo o en el miedo? Ni smile.jpg, ni smile.dog son mencionados en Wikipedia aunque virales más escandalosos como goatse (hello.jpg) o 2girls1cup, cuentan con su propia entrada; así mismo, cualquier intento de subir una contribución referente a smiledog.jpg, es sistemáticamente eliminada por cualquiera de los múltiples administradores de la enciclopedia en línea.Al parecer, ya se hablaba de smiledog.jpg en los remotos tiempos de usenet, e incluso existe una historia muy persistente sobre un hacker que en 2002, inundó los foros de sátira y humor de Something Awful con la imagen, volviendo epilépticos a casi la mitad de su público. Se cuenta también, que para finales de la década de los noventa, una cadena circuló vía eMail con el asunto: “SONRÍE, DIOS TE AMA!”. Sin importar los altos márgenes de exposición que estos eventos supondrían, pocas personas admiten haber tenido contacto con el archivo y hasta ahora, ninguna página o vínculo convincente ha sido descubierto. Aquellos que claman haber visto smiledog.jpg, suelen alardear agregando que en el momento en que lo vieron estaban muy ocupados como para guardar una copia en su disco duro. De cualquier modo, las descripciones de las presumibles víctimas suelen tener algunos puntos de coincidencia: un perro (cuando se especifica su raza, un husky siberiano), iluminado por el flash de la cámara en una habitación en penumbras; el único detalle que se distingue en la imagen es una mano que surge desde la penumbra y usualmente, no parece hacer nada más que “posar”, hacia el margen izquierdo. Por supuesto, el enfoque de la imagen es el perro (o la criatura similar a un perro, como también suelen llamarlo): el animal muestra una par de filas de enormes, blancos y afilados dientes, con un gesto que casi parece humano. Se suele agregar que la imagen se ha quedado dentro de la cabeza del espectador y que conforme se repite, vuelve en momentos de distracción durante el día, esta va envolviendo la mente, hasta el punto en el que la imposibilidad de pensar en otra cosa se confunde con la sensación de no poder mirar hacia otra parte y la imagen comienza despertar impresiones en los otros sentidos. Estos –por llamarlos así- episodios, parecen estar relacionados con los diagnósticos de epilepsia y también con la aparición de pesadillas, nítidas y paulatinamente más inquietantes. Después de que la condición empeora, el testigo suele terminar medicado y esto, al menos en algunos casos, suele mitigar el proceso. Supongo que el tratamiento que Mary E. tomaba, no fue parte de esos casos. Después de regresar de Chicago, me dediqué a enviar mensajes de solicitud a varios grupos de noticias, foros, sitios y listas de correo, esperando encontrar el nombre de algún supuesto testigo de smiledog.jpg que sintiese la necesidad de dar su testimonio. Pasó demasiado tiempo sin ninguna respuesta y en algún momento, mi curiosidad comenzó a apagarse: me encontraba camino a exámenes finales. Mary me envió un mail, a principios de Marzo de 2008:

Para: stg@****.com De: enherM@****.net Asunto: La entrevista del año pasado Todavía tengo mucha vergüenza por el modo como te traté cuando me visitaste. Espero comprendas que no tuviste nada que ver con esto, fue por mis problemas… creo que hubiera podido ser más amable y espero que me perdones. Tenia mucho miedo. Me siento acosada. He vivido así durante 15 años. El perro viene a mí en mis sueños, cada noche. Se que parece mentira, pero es cierto. Hay algo, un color, algo que hace que las pesadillas que tengo no se parezcan a ningún sueño que hubiera tenido antes… ya no recuerdo tanto los sueños que tuve antes. En mis sueños, nunca me muevo. Nunca hablo. Simplemente estoy mirando la escena de esa foto horrible, veo la mano, veo el perro y el perro habla. He pensado qué hacer durante mucho tiempo… he tenido mucho tiempo para pensarlo. Me imagino que se lo hubiera podido enseñar a algún compañero, a algún extraño, incluso a Terence aunque la idea no me gustara. Cada noche durante quince años, smile.dog ha venido a mis sueños y me ha exigido que difunda la palabra palabra y entonces, si el perro cumple con su palabra palabra, me dejara en paz. Lo que me detiene es pensar en lo que haría si me miente y si no la cumple. ¿Y si todo se pone peor después de que lo obedezca, entonces que? Así que nunca le he hecho caso. Durante 15 años mantuve el diskette escondido entre mis cosas. Todas las noches viene y me exige que difunda su palabra palabra. Pero yo he aguantado. Muchos de mis amigos del foro, los que vieron el archivo, dejaron de postear y luego se mataron. Otros simplemente desaparecieron y no supe más de ellos. Son los que mas me preocupan ¿que decidieron? ¿le hicieron caso? Perdoname pero cuando hablaste con mi esposo y acordaron una cita yo sentia que al fin me iba a volver loca. Había decidido darte el diskette. Ya no me importaba si el perro estaba mintiendo o no, quería que todo terminara, como fuera. Tu eres un extraño, alguien de quien no tengo idea de su vida y con la que no me siento obligada a nada. Por eso pensé que sería mas fácil, dártelo para tu investigación y que no me importara que fuera a pasar contigo. Pero antes de que llegaras me vi en el espejo y me di cuenta de lo que estaba haciendo: estaba apunto de arruinar tu vida para siempre. No pude soportarlo, todavía no puedo. Tengo mucha vergüenza de lo que estuve a punto de hacerte y todo lo que espero es que esta advertencia haga que recapacites y dejes de buscar el archivo. Porque puede que te encuentres con alguien mas débil o más inconciente y no dude en obedecer sus palabras las palabras. Todavia estas a tiempo de detenerte. Sinceramente, Mary E.

Terence me llamó unos días después, estaba en la ciudad y quería verme, lo cité en un café. Mary se había suicidado. Después de cremarla, había decidido revisar sus cosas, sus cuentas de correo y su ordenador. Fue hasta que me contó que había dado con el email que su esposa me mandó, que me di cuenta del verdadero estado en el que se encontraba: era poco lo que quedaba del carácter afable y seguro con el que me había encontrado el año pasado. Me pidió que hiciera caso de lo que su esposa me había advertido. Había encontrado el diskette, etiquetado simplemente como dog, en una estantería, en medio de un libro. Lo había roto y le había prendido fuego hasta volverlo nada más que un pedazo de plástico negro y retorcido.—Silbó —me dijo. Noté su rostro palidecer mientras intentaba tragar saliva y luchaba por explicarme, por encontrar las palabras correctas para explicarme— la cosa silbó, la cosa… —trató de disimular el tono de su voz el temblor de sus manos, dándole un trago a su taza de café:— …la cosa aulló cuando se estaba quemando… —Noté el cambio en su cara, conforme se daba cuenta de lo que me estaba diciendo— como, como si fuera un animal, vivo. Me conmovió, quizá demasiado. Tengo que admitir que no supe como manejar mi encuentro con Terence. Si esto era una broma, era una muy buena. Pensaba, para calmarme, que todo era un engaño. Parecían una pareja seria, pero hey, quién sabe, quizá sólo se habían estado divirtiendo. Luego encontré el obituario de Mary e incluso, encontré una pequeña nota que cubría su muerte en la sección policíaca de un tablón de noticias de Chicago. Estaba muerta, al parecer, aunque ni la nota ni el obituario decían nada acerca de un suicidio. Decidí abandonar definitivamente, mi pasatiempo, sobre todo porque estaba por finalizar el semestre y tenía que concentrarme en los exámenes. El mundo tiene formas extrañas de ponernos a prueba. Casi después de un año completo de que viera al esposo de Mary, recibí otro mail:

Para: stg@****.com De: elzahir82@*******.com Hola: Encontré tu correo electrónico en una lista de correo. Tu perfil decía que estabas buscando a smiledog. Yo la vi y no es tan mala como todo el mundo dice. La adjunto. Hay que difundir la palabra palabras. La verdadera imagen no la pondré(no se si sea la verdadera imagen.)

El fin del mensaje todavía me da escalofríos. Mi cliente de Mail mostraba un archivo adjunto. Su nombre, como era de esperarse, era smiledog.jpg. Consideré si bajarlo o no. Era muy probable que fuese falso, todo lo que había pasado no volvía más probable otro resultado; además, aún no estaba completamente convencido de los dichosos poderes de un simple fichero. El caso de Mary E. me había sacudido, claro, pero, ¿no era una paciente psiquiátrica de cualquier forma? Además, ¿Cómo es que una simple imagen podría hacer lo que se supone que esta hace? ¿Qué clase de criatura es capaz de romper la mente de un ser humano usando como único medio, sus ojos? Por otro lado, no todo podía ser una mentira, algo tenía que existir del otro lado de la leyenda. Si descargaba la imagen, si la miraba, si al final de todo resultaba que Mary se encontraba en lo correcto, si smile.dog venía a mí en mis sueños a exigirme que difundiera su palabra, ¿qué haría entonces, viviría como lo hizo Mary, luchando con todas mis fuerzas durante el resto de mi vida, para no rendirme ante las ordenes de la criatura, hasta finalmente sucumbir a mi propia muerte o mi propia locura? Y si elegía el otro camino, ¿a quién le cargaría algo como esto? En mi intención original, que era escribir un artículo corto sobre smiledog.jpg, había pensado que podía anexar la imagen como evidencia, pero en esos momentos no esperaba que cualquiera que leyera el artículo, cualquier interesado, terminara afectado. Asumiendo que el archivo adjunto en el mail, fuera genuino, ¿sería lo suficientemente malicioso como para salvarme a mí mismo de esta forma?. Como fuera, adjunto la imagen junto a la entrada, pero no me hago responsable de lo que les pase. Felices pesadillas.

IMAGEN: http://s3.amazonaws.com/rapgenius/smiledogjpg.jpg

martes, 30 de abril de 2013

Promesa eterna

“Papi, no te mueras papi” repiten sus palabras en mi memoria… “papi, no te mueras papi” Lo decía incansablemente, una y otra vez… como si fuese una retahíla…“papi, no te mueras papi” había lágrimas en sus ojos, dolor en su mirada, suplica impregnada en cada sílaba…“papi, no te mueras papi” y todo ocurrió 200 años atrás…en Mildesbrough, Inglaterra.Me encontraba enfermo y con mucha fiebre, deliraba, casi no podía mantener los ojos abiertos, no comía…y si lo hacía terminaba por vomitar, había adelgazado mucho, en pocas palabras…me moría. Mi familia había quedado reducida a solo dos miembros: Seth, mi pequeño… mi hijo, de apenas seis años, y yo…Donovan. Mi amada esposa desgraciadamente había fallecido al traer al mundo a nuestro primogénito. Janet, nuestra vecina, venia algunas veces al día para saber como estaba, solía ponerme compresas de agua fría y medicarme con cuanto medicamento conociera, vivíamos a las afueras de Mildesbrough, alejados por días de un médico para que me atendiera.Recuerdo que estábamos a mediados de Julio, era de noche y mi salud empeoraba cada vez más… mi respiración era entrecorada y me costaba tomar aire pero entre tanta gravedad aun podía escuchar la voz de mi hijo pidiéndome que me quedara a su lado. "papi, no te mueras papi" Lloraba y me hablaba entre sus sollozos... y contra mi voluntad no podía hacer nada, parecía sumergido en un sueño, mis parpados pesaban apenas podía abrirlos, las palabras se ahogaban en mi garganta convirtiéndose en algo imposible de entender para mi hijo. "No me vallas a dejar… prometiste que estarías para siempre a mi lado, no me puedes dejar, papi" Pero, entre tanta confusión, me pareció escuchar la voz de un adulto, no la reconocí… y me pregunté quien sería ese desconocido que había entrado en mi casa sin pedir permiso. No llores más, niño, que la enfermedad de tu padre tiene solución. Eh, ¿Quién es usted? Shhh, soy alguien muy bueno que quiere ayudar a tu papi… Enserio… ¡¡entonces ayúdelo!! ¿Ayudarme?, como podría ayudarme aquel hombre… ¿acaso era médico?, quizás Janet había logrado que su esposo fuera por uno a la ciudad… pero eso no podía ser, el no se encontraba… entonces ¿Cómo se había enterado de mi enfermedad? Si... lo voy a ayudar… pero eso tiene un pequeño precio, ¿podrías pagarlo? Pre… precio… le daremos todo lo que podamos, verá que cuando mi papi se recupere le dará todo lo que pida… lo que yo quiero no es dinero ¿En..entonces que desea, señor? Algo más valioso que lo material que poseas. Eh… no tenemos nada más valioso, señor Mi hijo se entristeció al decir aquello, ¿algo más valioso que lo material?, era muy pequeño como para comprender eso, ¿más valioso?, ¿acaso se refería a nuestra vida? ¿mi vida… o la de mi hijo?, no… que se valla, quería decírselo pero no pude…. Estaba demasiado débil… Claro que lo tienes pequeño, y si me lo das tu padre se recuperará enseguida. Si dice que lo tengo, entonces tómelo, es suyo, pero haga que mi papi se sienta mejor.. Eso es todo lo que quería escuchar, niño Escuche que sus pasos se acercaban a mi lecho de convaleciente y sentí como se detenía cerca de donde estaba mi hijo. Eh… espere...¿qué hace señor?… ¿Qué hace? ¿Que le hace a mi hijo?… Shhh solo relájate, que esto no dolerá demasiado… ¿Dolerle? ¿Qué le estaba haciendo ese hombre a mi hijo?. Escuche algunos sonidos ahogados… me estaba desesperando.. ¿Que sucedía?… haciendo un esfuerzo sobre humano logré abrir un poco los ojos… no me agrado lo que vi.Un hombre vestido con lujosas vestimentas de pelo oscuros y largo, tanto que le cubrían el rostro, estaba cargando a Seth en brazos, su cabeza estaba inclinada hacia el cuello de mi hijo… él hacia gestos de dolor… mientras apretaba fuertemente sus ojitos…Quise gritar que lo dejará, levantarme y quitárselo de las manos pero solo pude levantar un brazo en protesta de lo que le hacia a mi hijo. Pasados unos minutos que a mi parecer fueron eternos… ese hombre soltó el cuello de mi hijo; su respiración era muy débil y podía ver como su pecho se movía... pero estaba vivo… sus ojitos se abrieron y me miraron… me sonrió… después desvió su mirada y miro al hombre… esperando que cumpliera con su palabra…El levantó una ceja y su gesto parecía una mezcla entre sorprendido e indignado, soltó con cuidado el cuerpo de mi hijo en una silla próxima a la cama, se acercó a mi con una sonrisa burlona entre sus labios… Tu hijo quiere que te recuperes… ya pago el precio… así que no me mires de esa manera ya que vas a “vivir”, solo un “poco” más… jajajajaja Sentí que sus palabras llevaban ironía y sarcasmo, y no entendía por que, mi mente, estaba fallando y ya veía borroso, “no moriré… siempre estaré aquí” fue el último pensamiento coherente que tuve; me agarró del cuello del camisón que tenía puesto y me medio incorporó sin gran esfuerzo, parecía un muñeco entre sus manos, lo ultimo que recuerdo antes de caer inconsciente son sus ojos cafés claros y… dos colmillos sumamente grandes, demasiado como para pertenecer a un humano, en su boca. Cuando desperté no sentía más dolor, estaba desorientado y los recuerdos venían a mi como imágenes, solo una vela iluminaba la estancia, pero aun así mis ojos se fueron adaptando a la oscuridad... me sorprendí, pues estaba mejor y parecía como si nunca hubiera estado al borde de la muerte.Me levanté de la cama, mis pies descalzos se desplazaron sobre la fría madera, pero aún así no lo sentí y tampoco le presté atención en ese momento, me dirigí a la habitación de mi hijo.Estaba recostado en su cama, sus brazos sobre su pecho, nunca me gustó esa postura, ya que cada vez que hacía eso solía tener pesadillas; sonreí, se pondría muy feliz cuando me viera recuperado…"no moriré… siempre estaré aquí…" le susurré, quería que me escuchara, pero no quería despertarlo. Al fin despertaste… que bien, tu cena te espera… Eh, ¿mi cena? No me había dado cuenta de su presencia hasta en el momento en que habló.Cena. Como si esa palabra fuese mágica, un hambre atroz me invadió. Me pasó una copa con vino tinto, o al menos eso pensé, la bebí…y un sabor metálico recorrió mi garganta… pero en vez de parecerme desagradable cada célula de mi cuerpo pareció gritar por más en el momento en que bebí la ultima gota. Mis ojos buscaron con desesperación más alimento y él muy amablemente me condujo donde había… Janet… sus ojos lloraron y sus labios me suplicaron por que no le hiciera daño…pero mi sentido del oído pareció desaparecer en ese momento, solo lograba percibir el latido desmesurado de su corazón… y eso era música para mi…arte, una melodía digna de escuchar… Al acabar pensé en mi hijo y me dirigí a verlo… se encontraba exactamente igual que como lo había visto… y eso no estaba bien, él siempre solía moverse en sueños.Me acerque lentamente hacia su cama y entonces me di cuenta…no respiraba…Estaba muerto.Y mi alma murió con él. Enfurecí… temblaba de ira…grité, una y muchas veces más, pero el no despertó… se veía tan pacífico, tan tierno, mi hijo… tan lindo.Mi conciencia reclamaba venganza… pero no me deje llevar, sabía que mis fuerzas eran inútiles en ese momento... así que solo deje pasar el tiempo… mucho tiempo.Cuando el momento de obtener la venganza llego no la disfruté demasiado…Ya que al decapitar a mi creador, mi maestro, a mi compañero de eternidad… el asesino de mi hijo… él… sonrió… yo quería que sufriera, pero me sonrió… y lo odié tanto como me odio a mi mismo…Ahora vivo en Los Ángeles, Estados Unidos...dos sonrisas se conservan intactas entre mis recuerdos…una de esperanza, ilusión, cariño y amor.La otra de agradecimiento, perdón, disculpa, y amor.En las dos había amor, cada uno a su manera, mi pequeño Seth me amaba como se ama a un padre, y Lewis como se ama a un hermano, y aunque me cueste admitirlo llegue a apreciarlo un poco, y a día de hoy ninguna de las dos heridas sana.Aun permanezco, intacto en el tiempo, atado a la promesa de no morir…mi salvación… su condena… mi vida… su muerte… mi eternidad… su eternidad en mi memoria…sus cabellos castaños imposibles de peinar, sus ojitos almendrados, su tierna sonrisa, su dulce voz… su eterna inocencia plasmada para siempre en mis más bellos recuerdos, son mi mayor tesoro y a la vez mi peor tormento.“papi, no te mueras papi”…y sigo aquí… .

domingo, 28 de abril de 2013

La presencia nocturna

Hoy es 28, es un día muy especial que aunque las circunstancias no me permiten celebrar como me gustaría, al menos quiero dedicar ésta historia a esa persona sin la cual todo ésto no sería posible. Está basada en una experiencia real,espero que la disfruten. Gracias y felices pesadillas. Hace varios años, en un pequeño pueblo perdido de la sierra norte de Asturias, una pequeña familia compuesta por tres miembros: Pablo, su esposa y su hija de apenas 6 años se mudaron a vivir a una humilde cabaña junto al bosque. Pablo trabajaba de noche,por lo que su esposa se quedaba a cuidar de la pequeña durante las horas nocturnas. Una noche, mientras terminaba de recoger los restos de la cena, le pareció oír un ruido que provenía del exterior. Se asomó a la ventana de la cocina, pero debido a la oscuridad no pudo distinguir nada, así que pensó que se trataba del viento y continuó con su tarea...hasta que algo de fuera llamó su atención. Levantó la cabeza y pudo distinguir unos brillantes ojos entre los árboles, pero pronto los perdió de vista, así que se tranquilizó a sí misma diciéndose que probablemente se trataría de un perro salvaje,o quizá algún pájaro nocturno, por ejemplo, un búho. Aun así no conseguía tranquilizarse, y decidió subir a la habitación de su hija, para comprobar que estaba bien. En efecto, al abrir la puerta con cuidado pudo ver que su pequeña hija dormía plácidamente acurrucada en su cama, y sonreía, lo cual hizo pensar a su madre que estaba teniendo un buen sueño. Al bajar, decidió tranquilizarse viendo un poco el televisor, pero cuando se dirigió al salón, se percató de que, desde una esquina de la ventana, era vigilada por un rostro espeluznante,pues aunque parecía humano, tenía unos grandes y brillantes ojos y unos largos, fuertes y afilados dientes. La mujer salió corriendo a buscar una linterna, abrió la ventana y se asomó al exterior, pero allí no había nada ni nadie...lo que quisiera que hubiera sido aquella cosa, ya se había ido. Cuando Pablo llegó, su mujer lo abrazó, asustada, y le dijo lo que había vivido, entonces éste agarró una linterna salió de la casa y rodeo el jardín, ala búsqueda de lo que fuera que hubiera visto su mujer, pero tampoco encontró nada, así que le dijo a ésta que se acostara, pues debía estar cansada y era tarde. a la mañana siguiente, Pablo decidió salir a echar un vistazo en el bosque cercano a su lugar de residencia, pero no encontró indicios de que allí hubiera ninguna criatura fuera de la común. Esa misma noche, cuando Pablo volvió a irse a trabajar, su mujer acostó a la pequeña, y enseguida comenzó de nuevo a hacer sus tareas, aunque cada poco tiempo miraba por la ventana para comprobar que todo estaba en orden en el exterior. Cuando terminó sus tareas, se dispuso a acostarse, pero, al entrar en su habitación, la criatura se encontraba allí, tras la ventana, observándola con sus inquietantes ojos. ¿Cómo había llegado ahí arriba? Rápidamente, la mujer corrió hasta la habitación de su hija, cerró la ventana a cal y canto y la puerta también, apagó las luces pensando en que así estaría en igualdad de condiciones que la criatura y quedó mirando hacia la ventana...donde de repente volvió a aparecer la criatura, solo que ésa vez tenía sus garras que parecían manos humanas pegadas al cristal, y se apoyaba sobre sus patas traseras. La mujer levantó a su hija de la cama, corrió las cortinas, agarró su móvil y llamó rápidamente a la policía local. Cuando Pablo volvió a casa, se asustó al ver un coche patrulla aparcado frente a su puerta, y enseguida preguntó qué pasaba. Los agentes le explicaron que habían recibido la llamada de su mujer y habían registrado la casa y los alrededores, pero no habían encontrado nada ni nadie que se pareciera a la criatura que ella les había descrito. Entonces, Pablo se disculpó con los agentes por las molestias, y una vez que se fueron, trató de tranquilizar a su mujer y decirle que todo aquello era producto de su imaginación, pero sólo consiguió que esta se enfadara con él porque no la creía y se fuera,llorando. La noche siguiente nevó, y Pablo pidió a Luis, un viejo amigo suyo, que se quedara en su casa para hacer compañía a su mujer durante su ausencia, y éste llegó poco antes de que Pablo se fuera a trabajar. Pablo contó a Luis la historia de su mujer y le dijo que la cuidara y le avisara si veía algo extraño. Una vez se despidió de su mujer y su amigo, Pablo se dirigió a su coche. La noche hacía que el lugar, situado en la sierra, fuera muy oscuro y Pablo necesitaba una linterna para poder ver con claridad. No vio nada fuera de lo común mientras se dirigía al coche. Se sentó frente al volante, se puso su cinturón de seguridad y puso el motor en marcha. Pero entonces se detuvo, y se dio cuenta de que el espejo retrovisor estaba torcido, así que, con la palanca interna comenzó a cambiar la posición del retrovisor...y cuando consiguió enderezarlo...pudo distinguir como una criatura peluda de ojos amarillos le observaba amenazante desde DETRÁS del vehículo. Pablo dio un grito ahogado, se quitó el cinturón, abrió la puerta, encendió la linterna y apuntó hacia la parte trasera del coche...pero nada. Rápidamente, Pablo volvió al a casa, entró en ella a todo correr y agarró de su armario un rifle que usaba en su época de cazador, alertó a Luis para que lo acompañara, cerraron la puerta por dentro a cal y canto y rodearon la casa con las linternas y armados con el rifle, descubriendo en la parte trasera lo que parecían unas huellas de sangre plasmadas sobre la blanca nieve que parecían más de bestia que de humano. Además, Pablo descubrió que aquellas huellas venían del saliente que daba a la ventana de su dormitorio y el de su hija. Pero entre las huellas del saliente y las del suelo había una distancia de más de 7 metros...¿Qué clase de ser podría hacer una cosa así? Durante 3 meses, Pablo y Luis investigaron los alrededores de la casa, y una noche descubrieron las mismas huellas que había junto a la casa, y las siguieron...pero terminaron por llevarlos hacia una cabaña abandonada en mitad del bosque. Llamaron, pero no contesto nadie, así que avisaron a la policía y preguntaron por el habitante de aquella cabaña. Descubrieron que quien vivía allí no era otro que un viejo mecánico solitario y gruñón, que apenas hablaba con los del pueblo, así que a Pablo se le ocurrió pasarse por el taller del pueblo con la excusa de ir a reparar una rueda. Cuando el encargado cogió la rueda, se volvió al taller y gritó "¡Eh,Jorge, tienes trabajo!" y tanto Pablo como Luis pudieron observar como un hombre mayor, de unos 70 años, delgado y de unos 1,93 metros de altura salió de entre las sombras, agarró la rueda con un brazo y volvió a una esquina, como si pretendiera que no le vieran. Pero antes de que se fuera, Pablo pudo ver que la mirada de aquel anciano desprendía terror, pues tenía unos inquietantes ojos amarillos que helaban la sangre cuando te miraban. Una vez salieron del taller, Luis comentó que al menos ya sabían que el anciano y dueño de la cabaña del bosque se llamaba Jorge y que posiblemente no supiera nada de la criatura. Las apariciones de la criatura cesaron durante los 3 días posteriores a la visita de Pablo al taller, al cabo de los cuales un agente de policía se presentó en casa de Pablo y le dijo que Jorge, el mecánico, había muerto hacía 3 días, y que habían descubierto algo en su casa que quizá podría interesarle, así que Pablo acompañó al agente hasta la cabaña del difunto Jorge, donde descubrió una habitación vacía, construída con planchas de acero muy resistentes y en la cual se encontraban 4 grandes cadenas con grilletes que las unían a la pared. Los grilletes eran enormes y el agente explicó que tal vez Jorge guardaba allí a un animal muy grande, muy fuerte y muy peligroso, pero cuando Pablo salió de aquel lugar, sabía perfectamente que tanto él como los agentes de policía pensaban lo mismo, pero nadie se atrevía a decirlo...y esque Jorge no era un anciano normal...era un hombre lobo.

viernes, 26 de abril de 2013

Los ángeles guardianes

Quisiera empezar ésta historia con una pequeña pregunta al aire...¿Crees en los ángeles? si... estos seres alados que vienen del cielo...o al menos eso dicen los cristianos creyentes...¿crees en los ángeles guardianes? Has oído hablar de ellos, ¿verdad? dicen que todos tenemos uno, siempre está a protegiéndonos en todo momento, velando pro nosotros.... ¿de verdad crees que es así? *risa malévola* Pues no,no lo son, no son ángeles, ni siquiera son buenos ¿sabes? Pero es cierto que siempre están, siempre, tú no los ves, pero no porque sean invisibles, ellos simplemente saben que los ignoraras, porque en el fondo tú no quieres verlos, ¿cierto? No, no quieres, no te gustaría verlos. Ahora estás en tu PC o Tablet o aparato electrónico con conexión a internet leyendo esta historia en Miedo Magazine, tu revista online favorita, mientras el está detrás de tí, observándote con sus ojos rojos...esos crueles y oscuros ojos. Pero allí está, si, sin que te des cuenta, cada vez que vas a dormir y miras hacia el techo de tu habitación trata de no dejar mirar hacia arriba...pues quizá esté a tu lado. O cuando duermes...¿no lo imaginas? te ve de frente, de hecho eso es algo que él adora. Cuando estás en la ducha y el jabón entra escurriéndose en tus ojos, está frente a ti, al igual que cuando entras a una habitación oscura y tus ojos aún no pueden ver nada, el está frente a ti, pero tú no puedes verlo, así que no hay peligro. A él no le gusta que sepas que existe ¿sabes? Quizá tú crees que no es cierto, pero siempre ha estado ligado a ti, aunque no lo supieras...de hecho ahora está detrás tuyo, si, pero no le mires...se puede molestar...o quizá ya esté molesto...dicho ésto, felices pesadillas.

jueves, 25 de abril de 2013

El sicario

Fieles lectores de Miedo Magazine, sé que llevo bastante tiempo hablando de leyendas que muchos de vosotros pueden comprobar. Pues bien, ya es hora de que regrese a mí especialidad y relate una historia en la que mostraré un poco más del inquietante mundo de los vampiros. Espero lo disfruten y felices pesadillas. Era una fría y oscura noche, en la cual, el señor McHein se dirigía a ver a un cliente, el cual le había citado en su casa, situada en un poblado perdido entre los Urales. Hacía mucho frío y apenas podía ver, pues eran más de las 12 de la noche y estaba en mitad del campo, únicamente alumbrado por una lámpara de gas vieja. Enfadado, se preguntaba quién podría requerir sus servicios a una hora como esa, y cuando llegó a la casa que buscaba y llamó a la puerta, pudo descubrir que su cliente era un tipo de aspecto joven, de no más de 20 años. Entonces, McHein preguntó si era él el señor Miroslav, a lo que el joven asintió y lo invitó a entrar. McHein estaba extrañado, pues aquella casa estába prácticamente desierta, sin embargo, Miroslav, tratando de disimular su acento ruso, le dijo que se había instalado allí hacía apenas 2 años, así que McHein pensó que estaría haciendo limpieza. Miroslav le invitó a sentarse y preguntó si quería algún tipo de bebida, a lo que McHein contestó que un café caliente. Entonces, Miroslav le pidió que esperara en aquella sala y se dirigió hacia lo que parecía ser la cocina, entrecerrando la puerta tras él. Entonces, McHein, que se sentía incómodo, aunque no sabía porqué, decidió husmear un poco por las habitaciones de la casa, aunque tampoco había mucho donde mirar, pues además de la puerta que había cerrado Miroslav, había otras tres, y una de ellas era la de la entrada. Con sigilo, McHein entreabrió una de las puertas, encontrándose con que la habitación también estaba vacía, pues apenas sí tenía un par de grandes cajas de madera en una esquina, cubiertas de polvo y telarañas, así que al menos descartó la posibilidad de que estuviera haciendo limpieza. Se dirigió entonces hacia la puerta restante, y al abrirla con cuidado, descubrió que la puerta daba a unas escaleras de piedra muy antiguas y desgastadas. Cuando McHein quiso entrar, sintió un escalofrío a su espalda, y al darse la vuelta descubrió a Miroslav tras él, con su taza de café en la mano, el cual le dijo que su bebida estaba lista y que si quería acompañarlo para beber. Ambos caballeros se sentaron en unos viejos sofás de cuero negro colocados a los lados de lo que parecía una lujosa mesa de fina madera. Miroslav dió un sorbo a su bebida, la cual explicó que era un buen vino de su tierra y preguntó a McHein si le agradaba el café que le había preparado. McHein dio un sorbo y sonrió forzadamente, pues no quería ser grosero con Miroslav, y es que aunque el café sabía horrible, al menos le había quitado el frío. Entonces, Miroslav sonrió, mostrando unos blancos dientes, de los cuales resaltaban unos largos y afilados colmillos, a juego con su pálida piel y sus ojos claros, en contraste con su oscuro cabello. Finalmente, McHein preguntó por el motivo de su invitación, y Miroslav le dijo que tenía un trabajo para él, más claramente, un asesinato. McHein explicó a Miroslav que la forma de pago por asesinato era del 50% antes y el resto una vez terminado el trabajo, pero éste se negó, alegando que le pagaría al completo de una sola vez. Discutieron el precio, y Miroslav le dijo que cuando le dijera lo que debía hacer, entendería el porqué de ese pago. Entonces, el joven le mostró una foto, y McHein quedó sorprendido, incluso le preguntó porqué quería hacerlo así, entonces, Miroslav le dijo que su naturaleza no le permitía hacerlo él mismo y que por eso necesitaba de sus servicios. la foto que Miroslav le había dado no era otra cosa que una fotografía del propio Miroslav. McHein preguntó porqué quería hacer aquello, y Miroslav le dijo que se lo contaría, entonces, se levantó y pidió a McHein que lo siguiera, dirigiéndose hacia la puerta que daba a las escaleras y bajando por ellas, seguido por un asustado y confuso McHein. Al llegar abajo, McHein palpó con sus manos por las paredes del oscuro sótano, topándose con una especie de caja. Cuando sus ojos se acostumbraron a la oscuridad, Miroslav surgió de entre las sombras, se acercó a la caja y la abrió, mostrando a McHein que aquella caja estaba forrada por dentro de lo que parecía tela roja, dándose cuenta rápidamente que se trataba de un ataúd. Miroslav le dijo que, ántes de matarlo, le iba a contar su historia, puesto que una vez muerto, nadie lo creería y no tendría sentido que la contara luego. Entonces, Miroslav comenzó su relato: Todo empezó en 1876, en la ciudad de París. Yo era un joven ruso, proveniente de familia aristocrática. Había ido a Francia para finalizar mis estudios en medicina y, de paso, ver el mundo. La nueva república que estaba surgiendo era prometedora para el pueblo, pero yo, perteneciente a la nobleza, no podía más que ver con recelo a esos estirados corta cabezas. Por si no lo notaste, ese cuadro que hay en aquella esquina *dijo señalando un retrato que parecía antiguo* es de esa época, y es un retrato mío. Me fui por las ramas, definitivamente. Como le decía, en París conocí a una bella señorita de familia adinerada. Tras un corto romance, ella desapareció sin decir nada. La busqué por toda la ciudad, moví contactos y hasta pedí ayuda a la policía, pero parecía que se la hubiera tragado la tierra. Al cabo de dos meses, y cuando estaba a punto de volver a Rusia, apareció en mi pequeña casa. Hicimos el amor de una manera increíble, y luego me contó su historia. No puedo contársela por varios motivos, incluyendo el respeto a su memoria y que no tenemos tanto tiempo, pero tenía que ver con determinados rituales en los que se había mezclado su hermano mayor. Ella terminó involucrada por querer sacarlo de esa secta, y al cabo de dos meses pudo lograr escapar. Estaba asustada e imploraba mi ayuda, no podía hacer otra cosa más que sacarla de donde se había metido. Tomamos el primer tren al este, y al cabo de un par de semanas, llegamos a destino. Mi familia me recibió extrañada, pero se aliviaron en cuanto les conté que Marguerie provenía de buena familia.Pero las cosas empeoraron. Marguerie vivía nerviosa, no sólo por estar en un lugar extraño con gente extraña, sino por cosas relacionadas con su experiencia en esa secta. Por las noches cerraba fuertemente las ventanas y las puertas, y no se despegaba de mi lado (obviamente yo aprovechaba eso último). Tiempo después, Marguerie enfermó de gravedad.Estuvo en cama por dos meses hasta que finalmente murió.Cual fue mi sorpresa cuando, una noche, la encontré desnuda y pálida a mi lado. Obviamente tenía que ser un sueño, así que hicimos el amor como aquella vez que nos reencontramos en Francia.Pero me di cuenta de que algo iba mal al notar que estaba muy fría, y que las sensaciones eran demasiado vívidas como para ser un sueño. Un sueño increíble me dominó luego del orgasmo, y me quedé dormido sin poder despedirme.Al día siguiente me encontraron delirando a causa de una fuerte fiebre. Mis padres me cuidaron e iniciaron una especie de cuarentena para que nadie más se enferme del mal que, según ellos,"había traído esa sucia francesa". Una semana después, al borde de la muerte, decidieron trasladarme a una pequeña cabaña, donde "podrían cuidar mejor de mí", según mis padres. La verdad era que estaban terriblemente asustados y no querían contagiarse de nada. Yo era como un leproso.Dos días después de que me lleven a esa cabaña, perdí la conciencia. Desperté al cabo de no sé cuánto tiempo, con mis progenitores mirándome. Nunca dijeron nada, pero ellos sabían que yo había muerto.A pesar de todos sus defectos, es destacable lo que mis padres hicieron por mí. En vez de matarme me cuidaron y se encargaron de que nadie sepa que era lo que me pasaba, hasta que pasaron los años y mi aspecto juvenil ya era sospechoso: decidí empezar a viajar por el mundo y hacer fortuna por mi propia cuenta.Los negocios rindieron y volví hecho ya no un aristócrata sino un burgués. Mientras me encargaba de mis empresas, empleaba una parte del dinero en buscar a Marguerie, sin frutos hasta el día de hoy. Lo único que quería era decirle que la amaba, lo que no había podido decirle la última noche que estuvimos juntos.Otra vez estoy divagando. Como le decía, volví al castillo de mis padres haciéndome pasar por un primo lejano. Mis progenitores ya estaban muy ancianos, y tuve la mala suerte de volver en la década de 1910. La revolución estalló y los rebeldes cayeron sobre nosotros. Todos los habitantes del castillo fueron fusilados, incluyéndome, claro. Tuve que hacerme el muerto (irónico, ¿no?) hasta que logré escaparme. Quizá en venganza, me dediqué a matar rebeldes con mis propias manos, me alimenté de ellos hasta que estuve los suficientemente fuerte para poder escapar de la nueva Unión Soviética.Sin rumbo, sin hogar, sin amor, me dediqué a los negocios. Sin embargo, participé en los conflictos bélicos del siglo pasado, para poder saciar mi sed de venganza. Debo haber matado veinte veces más hombres que usted, y totalmente gratis.Y ahora, un siglo y medio después de mi nacimiento, ya estoy cansado de ésta existencia. No puedo acabar conmigo mismo, está en mi ADN, pero necesito terminar con mi “vida”. No sé que hay después de la muerte, pero espero tener mi justo castigo por tanto mal que le hice a este mundo. Este mundo no puede ofrecerme más que sufrimiento, y por toda la eternidad: el infierno no me asusta, y por lo menos lo mereceré. “ McHein estaba alucinando, no podía creer lo que estaba oyendo. Aun así, tomo fuerzas para responder a Miroslav ¿Esperas que me crea todo lo que me acabas de contar?—dijo el asesino, agresivo ¿Crees que yo nací ayer? Esa es la historia. No importa si la cree o no, yo solamente le estoy contando mi historia para que pueda entender mejor lo que tiene que hacer —contestó Miroslav, algo ofendido —.Como usted dijo, mientras le pague lo suficiente, lo hará. McHein salió a todo correr de la casa, asustado, y se acostó pensando en su cliente, cuyo rostro le sonaba terriblemente familiar, aunque no recordaba de qué. Vampiro o no, tenía que acabar con él, y sabía como hacerlo. AL atardecer del día siguiente, volvió a la casa de Vladimir, entró y bajó al sótano, pero al acercarse al ataúd, se percató de que estaba vació. La puerta se cerró tras él y de entre las sombras surgió Vladimir. McHein preguntó qué hacía y porqué, a lo que Vladimir le confesó que todo lo había inventado, y que había sido puro arte, pues había conseguido engañarlo y ahora podría matarlo tranquilamente. McHein preguntó el motivo por el cual quería acabar con él, y Miroslav sonrió con tono burlón. James Von Drakul, director de la Jewels S.A. ...¿Te acuerdas? McHein recordó, y se dio cuenta en un instante de por qué le resultaba tan familiar su cara. Era un rostro casi idéntico, pero más joven, al del hombre que había matado dos años atrás por encargo. Apostaría lo poco que le quedaba de vida a que el nombre de quien lo había encerrado no era Miroslav, sino James Von Drakul. El mundo es un lugar horrible, McHein. Por lo menos, cuando muera, me voy a ir contento, pensando en que ayudé a limpiar un poco la suciedad. No grites: nadie te va a escuchar y vas a desperdiciar el aire que te queda. Au revoir, maldito sicario.

miércoles, 24 de abril de 2013

El terror animado

Sí, tal vez parezca absurdo, e incluso puede que muchos de vosotros, tras ver la imagen de ésta publicación, esté pensando "Zero...¿de verdad crees que nosotros vamos a asustarnos por unos dibujos animados?" Ya les respondo yo...no, por "una animación" no. Pero si a una animación X se le añade una música perturbadora, gritos, he imágenes con sangre y tripas posiblemente la cosa ya cambie, ¿verdad? Estoy seguro que sí, yo mismo pude comprobarlo ayer, tras ver un vídeo titulado "Suicide Mouse" que estaba protagonizado por Mickey Mouse. No, no voy a ponerles el vídeo aquí porque no es mío, pero vayan a Youtube y búsquenlo si tan convencidos están de que "no pasa nada". Pero para los escépticos, las leyendas sobre vídeos retocados de forma diabólica no termina ahí, pues series como "Bob Esponja" también pasan por momentos así. Por ejemplo, al ver a Calamardo volándose la cabeza de un disparo. ¿Aún no me creen? Bueno, entonces les dejo con ésta historia basada en los Looney Toones. Espero que al terminar de leer, me entiendan un poco más. Felices pesadillas...*sonrísa macabra*

EL EPISODIO PERDIDO DE LOS LOONEY TOONES

Ya era adulto, tenia 23 años y mis padres murieron en un accidente de tránsito. Por desgracia mía, no tenía a nadie a mi lado: mis parientes más cercanos vivían en Carolina del Sur, algo muy lejos de Alabama. Nosotros eramos los únicos de la familia que no teníamos el más mínimo contacto cercano con nadie. Como yo no trabaja y no podía mantener solo el departamento, tuve que conseguir un empleo rápido, algo que me encajara y que me gustara. Fui casa por casa, buscando negocio por negocio algún cartel de “Se busca empleado” o “Se busca ayudante“. No tuve suerte este día, lo iba a intentar mañana. Me acosté, puse el despertador a las 7:00 para ir temprano a buscar trabajo. Dormía tranquilamente hasta que me asaltaron la cabeza los recuerdos de lo que paso ese horrible día en la casa de mi mejor amigo Juan. No pude conciliar el sueño en toda la noche, me llegaban y llegaban recuerdos. Llegó el día. Me vestí rápidamente para salir a buscar empleo, busque en todo mi barrio y no encontraba nada, otra vez no era mi día, hasta que vi un cartel en una tienda de películas, videojuegos y series. No me retrase en absoluto en conseguir empleo: el dueño me aceptó sin preguntarme nada ni pedirme currículum. Empecé mi trabajo como vendedor. Mi única tarea era alquilar lo que había en la tienda. La tienda atendía las 24 horas y yo trabajaba en horario nocturno, de 8:00 PM a 0:00 PM. Mi primer día era como estar en el cielo: sabía que desde ahora ya iba a empezar a ganar dinero, iba a poder pagar el alquiler del departamento. No me costó adaptarme a las ordenes de mi jefe, la tienda era muy grande y con una variedad de películas y series, sobretodo dibujos animados para los niños. Mi segundo día de trabajo era normal como el anterior, era un noche calmada y fría. Pude contemplar la densa neblina que rodeaba la tienda, y el guardia de seguridad que protegía la puerta principal andaba algo intranquilo. Se pudo apreciar un ambiente bastante tenso, las dos únicas personas que quedaban en la tienda se fueron, quedamos nosotros (yo y el guardia). Como ya era más de las 1:24 de la madrugada, el guardia me dijo que ya era hora de cerrar. Estaba preparando mis cosas para irme, pero me dijo que me quedara aquí porque parecía peligroso estar fuera por la densa neblina. Mientras veíamos en una tele pequeña “Las aventuras de Fabricio“, las luces comenzaron a parpadear. Pegué un salto de la silla; el guardia me dijo que me quedara tranquilo, ya que era común que pasara esto en la tienda. Le pregunté si había alguna clase de espectro o algo paranormal. El guardia terminó riéndose y seguímos viendo la serie. Se mostraron los créditos de la serie, apagamos y el guardia me dijo que fuéramos a la bodega a buscar algunas de las series guardadas en unas cajas. Lo acompañé. Como la bodega quedaba apartada del local, salimos fuera por el callejón, done había una espesa niebla y era imposible ver. Entramos a la bodega y vimos una pila de cajas amontonadas, buscábamos alguna serie o película interesante. Una de las ventanas de la bodega se abrió violentamente y entró un viento que hizo que una de las pilas de caja se cayera encima de mi. El guardia no podía contener su macabra risa mientras me rescataba de la pila de cajas. Yo recogía las cintas de video para ponerlas en su lugar, hasta que vi una cinta con un nombre que me dejo frío unos momentos, la cinta tenia el título de “Looney Tunes: The Duffy Duck murderer” (Looney Tunes: El pato Lucas asesino). Llegó a mi mente una visión de lo que paso hace 8 años. El guardia preguntó si estaba bien, volví en mí y asentí. Volví a leer el título de la cinta. Al momento pensé que se trataba de una broma para llamar la atención al espectador, ya que estos eran mis dibujos favoritos de la infancia.Dí el aviso al guardia para que viniera a ver esto: vio el título y dejó escapar una risa entre dientes, pero a mi no me hizo nada de gracia. Me dijo que volviéramos al local y le echáramos un vistazo. Sentí que mi subconsciente me hablaba de que viera esta cinta , pero yo me negaba por dentro. El guardia insistió que le echáramos un vistazo. Volvimos a la tienda para revisar el contenido de esta cinta: mis manos estaban temblando y algo sudadas. Inserté el video en el reproductor VHS. Nos sentamos con algo de comer para ver la cinta y encendí la televisión a Modo Video. De inmediato la cinta empezó a reproducirse: apareció la intro con un tipo de efecto ‘screenfade‘, al momento la intro no era la misma que los demás episodios de Looney Tunes. Aquí la música alegre y clásica de estos dibujos estaba ausente, no sonaba en ningún momento. El título “Looney Tones presents” se acercaba demasiado lento hacia el espectador. Después de 30 segundos el título se detiene. Seguían apareciendo otras cosas misteriosas en la intro: dos manos dibujadas con sangre de mal presupuesto salían desde el fondo del círculo de colores. No pude reconocer las manos de el personaje que se ocultaba allí, pero al final, este habla diciendo: “Esto es lo que nunca olvidaran amigos, joajoa joajoa“. Quien quiera que fuera el dibujo que se ocultaba allí, emitió una risa grave y malévola. Luego de este efecto, aparece el titulo de “The daffy duck murderer“, con una letra cursiva y en rojo oscuro; pareciera que los editores no tuvieron tiempo de hacer algo mejor en este episodio. El guardia se sentía incomodo con lo que veía, yo estaba asustado y solo quería irme de ahí, pero la neblina poco a poco empezaba a colocarse más y cada vez más densa. De pronto algo se escuchó a mi espalda: no tuve las agallas de ir a ver que era, el guardia se volvió para ver de qué se trataba y no había nada. Seguíamos viendo el episodio… El intro termina, pasó al cuadro de escena del episodio, un circulo negro empezó a agrandarse como de estos típicos finales de los dibujos animados, que aparece un dibujo mientras el circulo se cierra, pero este era al revés: se abría en vez de cerrar y lo hacía muy lentamente… Comenzó como un episodio normal de los Looney Tunes, pero no sabíamos que poco a poco este episodio se transformaría en una pesadilla. Bugs Bunny aparece caminando un buen rato, no más de 2 minutos y pareciera que el cuadro de escena era el mismo y se repetía una y otra vez. Luego de los 2 minutos, éste saca una zanahoria de su bolsillo y lo empieza a masticar con una brutalidad… pude sentir el enojo que tenía el conejo… podíamos ver como la escena se cortaba cada 15 segundos y volvía a la misma: Bugs Bunny comiendo una zanahoria….. ésto duro más o menos 35 segundos. Un cuadro negro se interpone en la escena por 15 segundos, pasa a otra y vemos a Bugs Bunny sentado en el borde de un árbol mal dibujado y sin hojas. Realmente, la escena donde estaba el conejo era demasiado pobre: no habían nubes ni vegetales, el dibujo simplemente no tenía vida. Bugs Bunny entre susurros dice: “En verdad quieres ver esto viejo? No puedes sentir el dolor que tengo?“. Una frase bastante fría y escalofriante para ser Bugs Bunny. Comía su zanahoria con tristeza. De pronto, la cámara hace un zoom al conejo y éste en seguida se pone triste y empieza a llorar desconsoladamente, mientras corría sangre de su nariz. Bugs Bunny mira hacia la cámara como si tuviera un odio hacia el espectador, diciendo entre dientes: “¡¡ÉL ME HA ECHO DAÑO!! NO LO PROVOQUES, NO LO BUSQUES!!!“, Bugs Bunny se levanta y lanza su zanahoria medio masticada a la cámara, la escena se corta y empieza a distorsionarse. En seguida puse en pausa la cinta y le dije al guardia que no podía seguir viendo eso. El guardia estaba un poco asustado y aun así se hacía el valiente: me dijo que me quedara, que no pasaba nada. Volví a dar play a la cinta: ahora en escena se ve Pepe le Pew y su novia Penélope, discutiendo por algo. El interior de la escena se vuelve violenta, ellos comienzan a golpearse de una forma muy realista. Quedé algo confundido, porque ésto no era típico de un episodio de Looney Tunes. Vimos como manchas de sangre saltaban a la cámara, no pude contener más el miedo. La cámara se acerca hacia la gata: estaba muy herida, su cara estaba ensangrentada con los golpes que había recibido por Pepe le Pew. Ésta tenia una pierna quebrada y un hueso dibujado de muy buena calidad estaba en su pierna como si fuera una fotografía bien recortada pegada en la escena. Lo más raro de esto, es que el hueso era lo único dibujado en calidad en el episodio. La sangre no paraba de saltar, un ruido extraño sonó en el interior de la escena y todo se vuelve violento. Aparece en la escena el Pato Lucas, diciendo: “Otra vez con sus peleas de ñoños? Esto es lo que quieren que los niños vean? joajoajojaojoa“. Lucas emitió una risa idéntica a la que se escuchó en la Intro. El guardia andaba confundido al igual que yo y no podíamos creer lo que estábamos viendo y que clase de cinta era esa. Lucas, sonriendo malvadamente dice: “HAGAMOS ALGO DIVERTIDO CON ESTA BASURA.“. Era increíble el dialogo que usaron para crear este episodio, palabras con doble sentido y palabras muy groseras. Lo que vi después hizo que se me pusieran los pelos de punta: Lucas saca de detrás de su cola un cuchillo, empieza a apuñalar a Penélope en varias ocasiones hasta provocarle la muerte. La cámara hace un enfoque al Pato Lucas: a éste se le ve sin ojos, como si se los hubieran borrado, tenía una sonrisa demoníaca que daría un susto a cualquiera. Sonriente, empieza a reírse por 30 segundos con una risa macabra y escalofriante. Luego de estar satisfecho con asesinar a Penélope, empieza a violar el cadáver muerto de la gata mientras le pregunta: “¿Te calienta que te lo metan perra? Wajajajajajaj!!!!“. Lucas se incorpora y escupe sangre sobre la cara de la gata, mientras Pepe le Pew se siente alegrado y riéndose de la muerte de su novia. Le dije al guardia que pausara la puta cinta en seguida, pero el mando no funcionaba y las luces empezaron a parpadear con demasiada frecuencia. El episodio seguía en marcha: Lucas, riéndose, degolla a Pepe le Pew, cortando su cabeza y mostrándosela al espectador, mientras dice: “ESTO ES LO QUE QUERÍAN NIÑOS? LES GUSTA LA SANGRE? PRONTO SUS CABEZAS SERÁN MÍAS! WAJAJAJAJAJAJ“. La escena cambia repentinamente y con una música parecida a la de Suicide Mouse, El pato Lucas come las vísceras de Penélope con sus grandes dientes afilados. Su pelaje estaba erizado. Un sonido empezaba a sonar mientras este comía las vísceras, como si alguien estuviera masticando algo cuando se producía la escena. Después de comer, Lucas hace un giro con su cabeza y mira hacia la cámara con una cara endemoniada y con los dientes cubiertos de sangre… entonces empieza a caminar con cuidado y a acercarse al espectador, como si éste fuera su próxima victima. La escena inmediatamente se corta. Un ‘screenfade’ aparece con un fondo negro por 30 segundos mientras una voz de una niña gritando decía “AYUDAME!!! AYUDAMEE PORFAVOR!!! AYUDAME.. NO DEJES QUE CORTE MI CABEZA!!“. Después de eso, aparecieron los créditos ordinarios. El guardia estaba pálido, se levantó de la silla y rápidamente cogió un bate, quebró la tele y el reproductor. Asustados, corrimos fuera de la tienda, pero la puerta principal no se abría y la de atrás tampoco. Desesperado cogió su arma y se dio un tiro en la cabeza. Me salpicó sangre en la cara; estaba asustado y grité como loco, no sabía que hacer. Rompí la ventana y logre escapar hacia mi hogar. A la mañana siguiente me enteré de una noticia trágica: el dueño y el guardia del local “Video World” habían muerto esa noche. Sentí que algo no andaba bien: que yo recuerde, nuestro jefe se encontraba en casa y no estuvo con nosotros. La esposa de éste lo encontró muerto en la cama, degollado y sus vísceras no estaban (sospecho que alguien las robó). Pero cuando vio un mensaje escrito con su sangre en la pared, ésta se desmayó. El mensaje decía: “DESDE AHORA SERÉ LA PESADILLA DE TODO EL PUEBLO – Pato Lucas“. No gané nada de dinero, así que me tuve que mudar del departamento. Ésto sucedió hace aproximadamente 3 meses. Actualmente vivo con mi mejor amiga, Jessica. Hoy en día, aun tengo pesadillas con el suceso que pasó en la tienda.

martes, 23 de abril de 2013

Investigación paranormal en el cementerio

Si bien, fieles lectores, durante todo el tiempo de vida de Miedo Magazine escuché muchas y muy variadas quejas sobre las historias que os relato, y esque aunque la gente adora las historias de fantasmas, siempre me dicen "Ay, Zero...¿Cómo puedes hablar así de los muertos cuando no eres más que un cobarde tras una pantalla y un teclado~" Pues bien, ésto que les voy a contar, es real, y ustedes pueden o no creérlo... .Bien, pues resulta que hace poco di a conocer a un amigo mío dos aplicaciones para Android que presuntamente sirven para detectar actividad paranormal. Mi amigo que ha tenido muchas experiencias paranormales (o eso decía) tomó buena nota de ellas cuando se las enseñé. Dichas aplicaciones son EMF Meter(gratuíto), que detecta variaciones en los campos electromagnéticos (muchos teléfonos tienen un sensor magnético, por lo que puedo asegurar al 100% que funciona) y Ghost Radar Classic (por 99 céntimos), que imita el funcionamiento de "la caja de Frank" o "ghost box", pero que no está exento de polémica por tener fama de escupir palabras de manera aleatoria y no servir como medio de experimentación real, sino como mero divertimento o curiosidad. Primero me disculpo si las herramientas que utilizamos no son lo suficientemente creíbles de cara a hacer experimentos, pero no disponíamos de nada más que nuestros teléfonos móviles y fue todo muy improvisado. No obstante, debido a mis propias experiencias con GR Classic, que no están exentas de curiosidades, y pese a la escasa credibilidad de dicha aplicación decidimos dirigirnos al cementerio de nuestra localidad para poner a prueba ambos programas. Y he de decir que en nuestra primera visita quedamos muy sorprendidos con los resultados. Lo primero antes de nada es aclarar que ambos utilizamos un Samsung Galaxy S II para ejecutar dichas aplicaciones y que no me atreví en ningún momento a poner la grabadora de sonidos porque al ser fiestas había bastante gente en los exteriores del muro del cementerio, por lo que sería fácil confundir una psicofonía con lo que no lo es. Con respecto a Ghost Radar Classic puedo decir que es normal que al principio esté muy parlanchín, es decir, que arroja muchos falsos positivos, pero que cuando lleva tiempo callado o se empiezan a encender las tres luces de la esquina inferior izquierda (lo que viene a ser la fase de calentamiento) empieza a decir cosas muy interesantes. Bueno, empecemos. Nos adentramos en un oscuro camino dirigiéndonos a la puerta trasera del cementerio, parcialmente abierta. Yo tengo abierto Ghost Radar Classic y mi amigo EMF Meter. Lo primero que registramos son un montón de presuntas presencias en el radar, pero no le damos mayor importancia porque no creo que realmente indique nada que esté sucediendo en realidad. Pero nada más entrar por las puertas del cementerio aparece la palabra “con”. Y aquí, y ateniéndonos a interpretaciones, diré que si vamos dos personas juntas, es porque una persona va con otra, por lo que de ahí creo que viene dicha palabra. Pero bueno, sin darle demasiado importancia seguimos adentrándonos. Y en esto que a mi derecha veo una especie de luz ascendiendo o parpadeando entre una de las tumbas. Sin moverme de donde estoy empiezo a mover la cabeza por si es algún reflejo del exterior (el cementerio estaba completamente a oscuras) o hay alguien. No había ningún reflejo ni nadie en el cementerio excepto nosotros. Más adelante nos acercamos a una cripta abierta y EMF Meter se vuelve loco indicando picos de 100 a 200 mG con respecto a la carga ambiental. Seguimos adelante y giramos en un pasillo hacia la izquierda. Ahí es donde van a suceder las cosas más extrañas. En dicho momento nos quedamos callados con los teléfonos, mirando atentamente la pantalla por si vemos o notamos algo. Mi amigo dice algo así colmo “¡Venga, decid algo, espíritus de mierda!” y a proferir algunos insultos de broma hacia los difuntos para ver si ocurre algo. Entonces mi teléfono escupe la palabra “teléfono” (ni más ni menos) y mi amigo tiene la ligera sensación de haber visto una sombra pasando a su lado, momento en el cual gira el teléfono móvil hacia donde ha percibido esa presencia e indica picos de hasta 600 mG con respecto a la media del lugar. Nada más esa presencia se aleja el medidor vuelve a cero. Yo también juraría haber notado o visto algo oscuro en ese momento pasando entre nosotros. Nos quedamos callados. Entonces oímos un ruido, como de algo calléndose al suelo, e inmediatamente aparece la palabra “tirar” en Ghost Radar Classic. Imaginad nuestra sorpresa cuando pensamos que realmente alguien o algo ha tirado un objeto para asustarnos y que salgamos de ahí. Y realmente logró su propósito, porque bastante asustados descendemos y salimos por la misma puerta por la que entramos. Pero aquí no acaba la cosa. Según nos vamos alejando del cementerio nos encontramos con otras dos personas, una de ellas conocidas, y decían que tenían pensado subir al instituto a dar un paseo (el cementerio está a medio camino). Entonces les comentamos que hemos estado en el cementerio y ellos comentan que les parece una buena idea pasar el rato ahí. Por alguna razón la gente tiene una atracción natural hacia los lugares truculentos y macabros. Sin estar muy convencido, les acompaño por unanimidad con respecto a dicha decisión. Volvemos por el mismo camino y nos acercamos de nuevo a la puerta del cementerio. GR Classic vuelve a detectar un montón de presencias que poco después desaparecen y empieza a escupir palabras sin ton ni son, que calificaré de falsos positivos. No le doy demasiada importancia. Y aquí viene lo extraño. A partir de ahí y en los cerca de 20 minutos que volvimos a estar dentro del cementerio GR Classic no detecta ni una sola presencia ni una sola voz. Y eso es lo más inquietante de todo, pero luego os comentaré lo que pasa a la salida. Mi amigo empieza a pasar el EMF Meter cerca de determinadas tumbas o criptas y notamos picos de hasta 200 mG. Es más, en un momento, una de las personas que nos acompaña se sube a una de esas criptas (no nos gustó nada que lo hiciera) y pegó un par de pisotones sobre ella. En ese momento el sensor alcanzó picos de 600 mG, y según decían cosas vemos como subían dichos números, y cómo cuando se bajó de la cripta volvieron a descender como por arte de magia, como si estuviéramos perturbando la tranquilidad de un difunto. Y entonces según vamos subiendo se nos va pasando la idea de que a lo mejor no ocurre nada porque vamos muchas personas juntas. En ese momento aparece la palabra “individual” en Ghost Radar Classic. Además, más adelante descubrimos una corona de flores envuelta en papel albal caída en el suelo de manera muy estrepitosa, la cual creemos que fue lo que provocó el ruido que nos auyentó justo antes de que recibiéramos la palabra “tirar” en la anterior visita. Y así pues y reticentes a separarnos seguimos con nuestro truculento paseo y mi amigo sigue acercando el teléfono móvil con EMF Meter por algunas de las tumbas y sepulcros. Y aquí viene lo curioso, que en algunas tumbas se captan picos muy altos de fuerza electromagnética y en otros inmediatamente cercanos, cero. Como si algunas tumbas estuvieran más activas que otras. Después de dar un paseo por las tumbas de tierra de difundos de la década de los 70 del siglo pasado (es una sensación muy desagradable pisar tierra removida para enterramientos) sin detectar nada, nos dirigimos a la zona del horno crematorio y descubrimos a unas losas detrás de los cuales están guardadas las hurnas con cenizas de muchos difuntos. Mi amigo empieza a acercar EMF Meter a dichas losas y por alguna razón el medidor se vuelve loco cuando lo acerca a la única losa sin nombre (pero que pese a ello está sellada, probablemente conteniendo cenizas humanas). Decepcionados por no haber recibido ninguna palabra o frase con sentido en la otra aplicación y ligeramente acongojados salimos del cementerio.Os he comentado como, Ghost Radar Classic tiene una fase de calentamiento de tres luces y cómo cuando entramos de nuevo en el cementerio estaba excepcionalmente callado (de hecho tenía las tres luces encendidas). Pues en esto que mi amigo comenta medio en broma a la salida “Bueno, creemos que no ha pasado nada porque ibamos muchas personas. Pero algún día si queréis podéis ir tú y Zero al cementerio para ver si detectáis algo.” Y en ese preciso momento e inconsciente de que la aplicación seguía abierta veo como aparecen las palabras “no” y “evitar”. “¡Mira lo que ha puesto aquí justo cuando has dicho eso!”, le comento, “Es como si estuviera diciendo que no quieren que volvamos”. Y en ese preciso momento aparece la palabra “exacto”. Todos flipando y con los ojos como platos. Ya de por sí es excepcional recibir un “sí” o un “no” en dicha aplicación y una aparente respuesta inteligente, como para no tomárselo bastante en serio. Finalmente ligeramente satisfechos por los resultados y no sin cierto miedo en el cuerpo hablamos de lo último que ha pasado y descendemos de nuevo al centro del pueblo.